MEDUSAS, ESAS FÉMINAS

Cuenta la Mitología Griega, que Medusa era mortal entre las diosas ctónicas y que sus dorados cabellos la hacían aún más bella entre las bellas. Esta “suerte” fue la causa de su infortunio cuando violada por Poseidón en el templo de Atenea sufre el castigo de ésta, diosa entre las diosas y cuya inestimable sabiduría no le fue suficiente para aplacar unos celos terribles.

 El transformar los dorados y bellos cabellos de Medusa en una maraña de serpientes, no bastó para aplacarla, e inmisericorde descargó sobre ella la afilada espada del brazo de Perseo.  Así, la mujer casta, la que se adapta a los roles impuestos socialmente, patriarcales, se siente amenazada por aquellas que se animan a batir sus propias alas,  no las tolera y necesita continuamente reafirmarse.

En el Arte, el tema de Medusa ha venido transformándose a lo largo de los siglos, desde que fue representada en la antigüedad como un temible monstruo marino de afilados colmillos, lengua viperina y ojos desorbitados, pasando por las imágenes de mujeres amables en el siglo V a. C., impulsadas en el Renacimiento con Cellini y Caravaggio, y en el siglo XIX  de la mano de E.Burne-Jones, y A. Beardley entre otros, y su llegada hasta nosotros en el siglo XX con Paul Klee, J.Singer, P. Picasso, A. Rodin…

Con la distancia que media entre unos y otros artistas, Medusa sigue inquietándonos y de ahí la presentación que os hago con estas tres ilustraciones a una sola tinta. Medusas son todas ellas, lo femenino. Mujeres con sus cabellos sin colmillos ni lenguas aguzadas, sin el horror, sin la castración que sufren tras el castigo de Atenea. Medusas, con la libertad de expresar sin miedo sus propias inquietudes y con una mirada que lejos de petrificarnos y de protegernos de las iras, nos alienta a romper barreras. No existe en ellas venenos ni venganza, sino una mano amiga que nos acoge, siendo sus cabellos antídoto frente a la muerte, fuente y florecimiento de la inteligencia que nos hace crecer como seres humanos.

Son más de tres hermanas, todo el género femenino son.

 

 

Mª Jesús Campos García

 

 

 

[print_gllr id=34520]