Lletraferit

Cada lengua no sólo tiene características propias, sino también palabras únicas, originales, imposibles de traducir con una sola palabra y con el mismo sentido. Este el caso de la expresión catalana lletraferit, que podría traducirse literalmente al castellano como letraherido o, para ser más específico, herido de letra.

¿Y a qué se refiere el vocablo lletraferit?

Los lletraferits son aquellos que aman las palabras, sobre todo aquellas que aparecen plasmadas en los libros.

Los lletraferits son esos seres que deambulan durante horas en las librerías y en las bibliotecas. Observan, miran, hojean, leen e incluso respiran en y de los libros.

Los lletraferits habitan dos vidas a la vez. Una es aquella que los mantiene sobre la tierra por la que caminan. Donde aman, comen, duermen, sufren y ríen. En la otra hacen lo mismo, pero dentro de una historia única y en la piel de un personaje que lleva otro nombre. Pero son ellos, de eso no tienen ninguna duda, porque sienten, piensan y se emocionan como si lo hicieran en eso que llaman realidad.

Los lletraferits nunca están solos. Siempre llevan consigo un libro bajo el brazo, en la mochila o en el bolsillo. Y dentro de él vienen tantos personajes, amigos o enemigos, que nunca los abandonan mientras comparten juntos la misma historia. Por eso los lletraferits, cuando les invade la soledad, cierran los ojos y buscan a tientas las páginas. Las abren para conversar, discutir y confrontar a los personajes, sus hechos y situaciones. Sus pulmones se llenan de aire y la existencia parece menos pesada.

Los lletraferits se buscan entre ellos porque son diferentes. Lo saben porque el mundo se los dice, se los recuerda cada día, sobre todo con silencios, ausencias o indiferencia.

Los lletraferits son equivocadamente considerados como seres aburridos y tristes. Pero no es así. Sólo son seres interiores, siempre escépticos de lo que les rodea, e incluso de ellos mismos. Las preguntas son su hábitat natural. Por eso son vistos con cierto recelo. Porque en un mundo que busca desesperadamente respuestas, aquellos que preguntan son siempre sospechosos.

Los lletraferits son seres curiosos por naturaleza. Saben que detrás de cualquier situación, experiencia o persona, hay algo más de lo que vemos. Su vida es leer. Y leer eso que llamamos realidad es su actividad permanente. Por supuesto, muchas veces se cansan y deciden, por un instante, parar. Pero no para detenerse, sino para tomar impulso y seguir en la búsqueda. ¿De qué? La mayoría de las veces no lo saben, pero buscan.

Los lletraferits quieren contagiar su herida. Cada vez que tienen la oportunidad, recomiendan o regalan un libro (casi nunca los prestan, saben el riesgo que corren). Pero los ejemplares siempre van acompañados de un comentario, del porqué ese título y no otro. El lletraferitconfía en su instinto. Sabe que aquellas páginas pueden ser vitales para herir para siempre el alma del nuevo lector e integrarlo a este grupo sin mayores cadenas que el amor a las palabras.

Lletraferit, hermosa palabra.

Palabra de lletraferit.