¿Cómo saber que una obra será un Best Seller? ¿Cómo asegurarse que una novela será superventas a nivel nacional e internacional? En teoría es prácticamente imposible saberlo. Sin embargo, parece que hay magos que, de antemano, tienen la fórmula del éxito.

Este es el caso de Ildefonso Falcones, autor de La catedral del mar, quien tuvo la previsibilidad de realizar varios movimientos fiscales, anteriores a la publicación de la obra, que demuestran que, de alguna manera, sabía de antemano que su manuscrito le aseguraría prácticamente la vida. Y esto se conoce debido a que la hacienda española lo ha acusado de evasión de impuestos por todas las supuestas triquiñuelas que realizó antes de que el libro llegara a las estanterías de España y, posteriormente, de casi todo el mundo.

Es cierto que es una novela que cuenta con todos los ingredientes para convertirse en un éxito total, sin embargo, nadie podía asegurarlo. También es cierto que la trama, el entorno y el tiempo histórico en la que se desarrolla se parece mucho a otros grandes Best Sellers, como por ejemplo Los pilares de la tierra de Ken Follet. No obstante, o Falcones tenía mucha fe en su manuscrito o sabe algo que muchos no sabemos.

Y esto es lo más interesante del caso. Aunque tiene parecidos con otras obras que han alcanzado la cumbre comercial, ¿Cómo lograr hacer algo que no sea igual, pero al tiempo parecido, e incluso un tanto original, para lograr un éxito tan rotundo? Quizá nunca lo sepamos.

Publicar una novela es como tirar una moneda al aire. En el mundo editorial, sobre todo en lo que se refiere a narrativa, casi no existen medias tintas. Así que apostar todo al caballo ganador con una primera novela sin tener ninguna experiencia anterior en el mundo editorial causa, como parece que les pasó a los jueces, ciertas sospechas.

Pero más allá de esta situación, Falcones, por lo que parece, estaba consciente de que no hacía una novela, sino un producto destinado al éxito y al lucro. Quizá fue el precursor de tantos libros, o mejor dicho productos, que aparecen a diario y por decenas en el catálogo de Amazon. Donde centenares de autores buscan la gloria editorial y, en menor medida, la literaria. Sin embargo, pocos, o quizá ninguno, como Falcones, tienen ese olfato para lograr un superventas.

Pero el peligro de este fenómeno no está en los creadores, sino en los lectores, quienes, al comprar este tipo de obras, destinadas precisamente a un consumo masivo, confundan el éxito comercial con el valor literario. Y es ahí donde se debe tener cuidado. Aunque cada vez los libros y la literatura están cada vez más cerca de las garras del comercio de masas, aún mantiene un margen de dignidad artística que se debe preservar. Un autor está en su derecho por apostar por una novela comercial, e incluso planear lucrarse con ella, pero de nosotros los lectores depende marcar esa línea que separa la narrativa netamente literaria del resto.

© 2018, Carlos López-Aguirre. All rights reserved.

Compartir
Artículo anterior#LiteraturaDelYo: Negra espalda del yo
Artículo siguiente#InstapicDeSuburbano: Street Art
Carlos López-Aguirre es periodista y escritor mexicano. Su trabajo fue elegido para formar parte de la Antología de crónica latinoamericana actual (Alfaguara, 2012). En ficción, aparece en la selección de relatos Sospechosos Habituales – Las vueltas abiertas de América Latina (Demipage, 2017). Sus microrrelatos han ganado concursos en Editorial Tusquets o el periódico español El País. También han sido publicados en El Periódico de Catalunya y la revista El Rapto de Europa. Ha colaborado para periódicos como REFORMA de la Ciudad de México, El Colombiano de Medellín, así como en las revistas Yorokobu de Madrid, Tusitala y Librújula de Barcelona. Blog: http://expresionescronicas.wordpress.com
Loading Facebook Comments ...
Loading Disqus Comments ...