neurda 1Pablo Neruda es uno de los poetas que no solo llamó la atención por su literatura, sino además por sus costumbres. Uno de los aspectos que siempre ha sido motivo de discusión es lo que respecta a sus colecciones, sobre todo las encontradas en su casa, en Isla Negra (Chile), un espacio que se ha vuelto turístico y de visita casi obligada a quienes llegan hasta este lugar.

En los alrededores de la casa, yendo en dirección al norte, se encuentra un enorme conjunto de rocas que son golpeadas por las olas del Océano Pacífico. Es conocido el amor de Neruda por el mar y la inspiración que este significó para muchos de sus poemas. De ahí que este espacio se vuelva tan íntimo en él y que, quienes lo visitan, sientan la casa de Pablo y Matilde tan viva todavía.

La casa de Neruda tiene muchos libros a la entrada que dan la bienvenida. Acompañan a este panorama algunos de sus poemas que se extienden colgados a lo largo de las paredes. Y arriba, en el segundo piso, su dormitorio, siempre con vista hacia el mar que tanto le gustaba.

Llaman mucho la atención las colecciones que se conservan en la casa de Neruda. Lo curioso es que él mismo, en más de una oportunidad, negó ser un coleccionista. Se consideraba, en cambio, un “cosista”, ya que según él mismo manifiesta, solo le gustaba juntar cosas. Entre estas “cosas” favoritas se encuentran los mascarones de proa de los barcos, como la Medusa, la Guillermina y la María Celeste, su preferida, a quien le había atribuido algunos milagros.neruda 2

También fue un gran coleccionista de botellas. Las tenía de todo tipo: grandes, pequeñas, algunas de colores llamativos y otras con forma de mujer. Incluso, muchas del tipo que contienen pequeños barquitos dentro. Todas tenían un orden donde siempre se respetaba el color. Por ejemplo, las azules estaban ubicabas en las ventanas que daban al mar; las más oscuras, color tierra, las colocaba mirando a la arena, en el espacio opuesto. Además, los colores de las botellas contrastaban con los que las mariposas exhibían en grandes cantidades. Estas habían sido traídas por el poeta de muchos lugares del mundo, principalmente Asia y África, lugares de donde también se volvió un amante de las máscaras de madera, y las convirtió en una nueva colección. Podríamos afirmar que Neruda tenía una fuerte relación con la entomología: aparte de mariposas poseía también escarabajos y una singularidad de insectos debidamente clasificados.

Otra de sus recordadas colecciones es la de los caracoles. Reunió muchísimos que trajo de los mares de China, Filipinas y Japón. Hay quienes afirman que alcanzó a tener las 9000 especies. Años más tarde donaría esta importante colección a la Universidad de Chile, donde nacería la posterior Fundación Neruda.

“Lo mejor que coleccioné en mi vida fueron mis caracoles. Estos me dieron el placer de su prodigiosa estructura: la pureza lunar de una porcelana misteriosa, agregada a la multiplicidad deformas, táctiles, góticas, funcionales”. (…) “Exageré mi caracolismo hasta visitar mares remotos. Mis amigos también comenzaron a buscar conchas marinas, a encaracolarse. En cuanto a los que me pertenecían, cuando ya pasaron de quince mil, empezaron a ocupar todas las estanterías y a caerse de las mesas y de las sillas. Los libros de caracología o malacología, como se les llame, llenaron mi biblioteca. Un día lo agarré todo y en inmensos cajones los llevé a la Universidad de Chile haciendo así la primera donación al alma mater” (Confieso que he vivido. Pablo Neruda).

La relación de Neruda con la muerte también fue bastante afín. Celebraba la amistad y trataba de eternizarla alrededor suyo. Era costumbre ya conocida que colgara los nombres de sus amigos fallecidos en las vigas que sostenían el espacio del bar de la casa. Como ya hemos dicho: su dormitorio quedaba en el segundo piso y, debajo de este, se ubicaba este bar, de tal modo que el poeta comentaba que dormía siempre sobre ellos.

Neruda falleció en 1973. Luego de su muerte, su esposa Matilde Urrutia donó la casa a la Fundación Neruda.

© 2015, Luis Miguel Cangalaya. All rights reserved.

Compartir
Artículo anteriorTrescientas veces más
Artículo siguienteEl libro como lienzo
Lima, 1983. Escritor, educador y doctorando en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Fue premiado con el 1. ° puesto en el concurso literario Cuenta Lima, organizado por la Municipalidad Metropolitana de Lima (2016). Asimismo, obtuvo el 1. ° puesto de la categoría cuento en los Juegos Florales de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (2015). Además, fue ganador del 1. ° puesto en cuento y en ensayo en los Juegos Florales de la Universidad César Vallejo (2013). Es redactor en la Revista Cultural Suburbano de Miami (EE.UU.) y columnista en la sección cultural del diario Expreso (Perú). Del mismo modo, se desempeñó como redactor en la editorial San Marcos. Es coautor de diversos textos universitarios en la especialidad de lengua y literatura, y autor de varios textos narrativos que han sido publicados en antologías. Asimismo, dicta talleres y conferencias sobre educación, investigación y redacción académica y científica. Actualmente, es catedrático en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM), en la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC), en la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH), y docente virtual en la Universidad Privada del Norte (UPN).