Interrogatorio Punk de #Underground a Jenny Bombo

 “[…] por ella y por otros rezos / me declaro asexual hasta encontrarla / como debe ser / en alguna cantina mexicana / varada en la música de un tequila”, (José Antonio Sequera, Sólo para Kinski). Esa debe ser la rogativa de muchos –y muchas– todas las mañanas, cuando aclara el alba y el tibio sol comienza a difuminar los fantasmas de la noche; justo cuando la soledad vuelve a calar en los huesos. Encontrarse con la efigie de Jenny Bombo para calentarse el día.

            Fue Jenny Bombo quien en el año de 1996 funda con Tere Farfisa, el quinteto de Garage rock Las Ultrasónicas (en honor a Ultra –Ultrafive– y The Sonics), con el que descendieron a los nueve niveles del Mictlán, grabando tres álbumes de estudio: Yo fui una adolescente terrosatánica (2000), Oh, sí más, más! (2002) y Corazón Rocker (2007); hasta que Bombo emigra a Pittsburg para alinearse a bandas como Las Exóticas y Black Stabbers. A su regreso a México, se uniría a pléyades del riff como Las Navajas, Occulta y Master Universe, entre otras.

            “¿Cómo habrá llorado su padre cuando salió del paraíso?”, enfatizaría Sequera.

            Por eso y por más, Jenny Bombo debía contestar el Interrogatorio punk de #Underground en Suburbano.

 

Según Greg Graffin (Bad Religion), punk es el proceso de cuestionar y de comprometerse a la comprensión que resulta en el progreso individual, y por extrapolación, guiaría hacia un progreso social. ¿Qué tipo de argumentos son los que cuestiona Jenny Bombo?

Cuestiono todo lo que tenga que ver con el establishment; creo que el punk tiene mucho de eso, el romper con lo establecido en pro de la libertad, en romper moldes y tratar de ser originales en un mundo masificado.

 

Creo que si bastantes personas se sienten libres y son animadas a usar  sus habilidades de observación y raciocinio, grandes verdades emergerán. ¿Qué tan libre te consideras?

Me siento libre por ahora por hacer lo que me gusta, pero en tiempos de pandemia es difícil sentir la libertad.

 

¿Qué fue lo más asqueroso de tocar al lado de Las Ultrasónicas?

Con ellas nada, con los fans sí: convocamos a nuestros seguidores a participar en el video de “Qué grosero”, usamos sangre falsa hecha de miel y colorante; al final se fueron pegostiosos a sus casas pero felices.

 

¿Cuál es tu libro de cabecera, tu ancla al mundo de la ficción?

Uno de ellos es Narraciones Extraordinarias (1859) de Edgar Allan Poe.

 

¿Cuál fue la primera banda de punk que viste en vivo?

Fui muy afortunada de ir a uno de los conciertos de Ramones en México.

 

¿Qué tema elegirías para ser escuchado al final de tus días, cuando la batería y la guitarra cesen?

“Yesterday” de los Beatles.

 

 

¿Cuál es tu constructo personal de seducción y erotismo?

En la adolescencia me gustaba leer a Henry Miller y Anais Nin, a mí me seduce la música que escuche la otra persona, sus gustos literarios y cinematográficos.

 

 

¿Qué surcos vinieron a abrir Las Ultrasónicas, no sólo en lo musical, sino también en lo social, como una all female band?

Pues creo que después de nosotras vino una gran camada de mujeres que querían tocar rock y se atrevieron a ser mas que un espectador o la novia o manager de los músicos.

 

¿A qué teórica feminista estás regresando constantemente?

Mis íconos feministas son mujeres en el rock como Nina Hagen, Joan Jett, Janis Joplin y Patti Smith

 

¿Cómo es tu relación con Carlos Martínez Rentería y la contracultura literaria en México?

Es buena, no nos frecuentamos mucho pero cuando nos vemos siempre es divertido, un día nos invitó a tocar con Ultrasónicas a Lagos de Moreno, Jalisco, recuerdo haber tomado mezcal con él y reír mucho ese día.

 

¿Qué recuerdas de aquél concierto de Sonic Youth en México –el único–, un 21 de octubre de 2004, y que Las Ultrasónicas abrieron, cerrando con un cover de “I wanna be your dog”?

Fue emocionante, tocamos con bastante garra ese día, recuerdo platicar con Thurston Moore; es un tipazo que exuda Rock and roll por los poros; y después ver y escuchar a Kim Gordon siempre magnifica en el bajo y voz, aunque abajo del escenario era algo distante y seria.

 

¿Quién es más celosa: la batería, la guitarra o Jenny Bombo?

La guitarra, la música en general.

 

¿Cuál era la verdadera significación detrás de Las Navajas?

Fue una banda inspirada en el Riot girl power, y me dio muchas satisfacciones mientras duró.

 

¿Qué se siente ser ilustrada por Dr. Alderete?

Es genial verte a través de un artista que admiras.

 

¿”La Pájara Peggy ya se aburrió / está muy triste ya no quiere rockear”?

Sólo por un momento, siempre se la pasa bien igual.

 

¿El referente de “Vente en mi boca” se encuentra en “Come into my Mouth” de The Headcoatees o de “Come into my Life” de Billy Childish?

Así es, fue una influencia para escribir la canción.

 

¿Qué es lo más Punk que has hecho en toda tu vida?

Ser mujer en el rock en un mundo dominado por hombres.