Poesía: “Hombre herido” de Ángel Vargas

Cuando le digo que no es bueno

en la cama, cuando le digo que lo tiene

pequeño, que su padre

y su madre lo hicieron

un inútil, cuando estrella

los puños y deja intacta

la pared de su miedo;

cuando no alcanza una erección

y olvida usar las manos,

cuando es amable solo para obtener

su dádiva, cuando se entera que también

estoy herido y conozco esa pared

interminable, cuando le digo que pienso

en alguien más, cuando no acepta un no

como respuesta, cuando me alejo

y él extiende sus brazos para atarme,

cuando le digo no,

cuando le digo,

cuando me digo

sí,

es posible

sanarse

de ser hombre.

 

 

 

 

 

Ángel Vargas (Acapulco, México, 1989) estudió Letras Hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Ha publicado cinco libros de poesía: A pesar de la voz (2016), Límulo (2016), El viaje y lo doméstico (2017), Búnker (2019) y Antibiótica (2019).

Ha sido becario del PECDA Guerrero (2013), del Programa de Jóvenes Creadores del FONCA (2014-2015; 2019-2020) y de la Fundación para las Letras Mexicanas (2017-2019). Obtuvo el Premio Nacional de Poesía Joven Elías Nandino 2019. Últimamente escribe poemas woke.

Elías David

Sostuvo en esta revista, hace tiempo, la columna de poemas Saudade que ahora retoma, ya sin saudade. Ha impartido en su ciudad natal talleres de creación literaria donde ha aprendido mucho. Textos suyos han aparecido en antologías regionales de su país y de Miami. Fue profesor de secundaria. Ahora sólo lee y escribe, o sea, no hace nada.

Relacionadas