#DetrásDePágina: Laura Fernández

Laura Fernández (Terrassa, España, 1981) es periodista y crítica literaria y musical. Tiene dos hijos y un montón de libros de Philip K. Dick.

BIBLIOGRAFÍA

2017    –           Connerland, Literatura Random House

2013   –           El Show de Grossman, Aristas Martínez

2013   –           La Chica Zombie, Seix Barral

2011    –           Wendolin Kramer, Seix Barral

2008   –           Bienvenidos a Welcome, Elipsis

Háblame un poco de los últimos libros que has publicado.

Mi última novela se titula Connerland y es la historia de un escritor de ciencia ficción, Voss Van Conner, desesperadamente muerto que debe regresar, quién sabe por cuánto tiempo, a la Tierra para rendir cuentas con quién sabe quién o qué. En vida, escribió muchísimo (117 novelas) pero jamás tuvo éxito, siempre anduvo mal de dinero – terriblemente mal – y, como no hizo otra cosa que escribir (escapar), ni siquiera su mujer, la fría y a ratos comprensiblemente despiadada Lana Grietzler, le soportaba.

La manera en que murió es una manera ridícula (se electrocutó con su secador de pelo) y su vuelta a la Tierra también lo será: su médium es una médium por accidente, una azafata de vuelo que se odia a sí misma pero ni siquiera lo sabe y que lleva demasiado tiempo sin producir lo que Ahí Arriba consideran acontecimientos. Acompañado de Miranda, la azafata, Voss tratará de descubrir qué demonios tiene que hacer Aquí Abajo, y, de paso, asistirá, como invitado fantasma, a las sesiones de speed dating de la misma (Miranda está desesperadamente soltera), y tendrá oportunidad de charlar con su mejor amiga (la excéntrica Robbie Stamp, otra escritora loser que no podrá soportar la idea de que Voss se haga terriblemente famoso después de muerto, porque eso es lo que va a pasar, que se va a hacer terriblemente famoso), con un admirador al que una de sus novelas le cambió la vida (y que ahora está escribiendo una novela, su primera novela de ciencia ficción, una novela que se escribe, entera, dentro de la novela, y que es una muestra de cómo se me ocurren las cosas y cómo cualquier cosa con la que me cruzo acabo dentro de lo que escribo), con su agente (que va a hacerse muy muy rico) y hasta con el editor que todo lo que toca lo convierte en ORO: Ghostie Backs.

Es un homenaje descaradísimo a todo lo que amo, y, en concreto, a Dios le bendiga Mr. Rosewater, de Kurt Vonnegut, y a la idea de que no hay historia de amor mejor que la del lector y su escritor favorito. Hay mucha digresión, cientos – literalmente – de personajes, y amor por lo que se cuenta y por cómo se cuenta.

¿Qué blogs, revistas electrónicas u otros sitios en internet recomendarías para descubrir a autores noveles hispanohablantes?

La verdad es que necesitaría que alguien me recomendara a mí blogs o sitios en los que descubrirlos, porque no sé dónde buscarlos. Y gracias a mi profesión, además de escritora, soy periodista literaria, tengo suerte de contactar casi a diario con otros escritores que me van poniendo al día de sus descubrimientos y lecturas, y es un poco en ese pequeño mundo en el que me muevo y gracias al que descubro cosas.

¿Cuáles son tus referentes en la literatura iberoamericana?

Rodrigo Fresán, Roberto Bolaño, Ernesto Sabato, Alan Pauls, Pola Oloixarac, Mariana Enríquez, Manuel Vilas, Javier Calvo, Robert Juan-Cantavella, César Aira, Patricio Pron, Samantha Schweblin y, cómo no, Cervantes.

¿Qué otros autores y autoras han tenido influencia en tu obra?

Sobre todo, los autores posmodernos norteamericanos: Kurt Vonnegut, pero también Richard Brautigan, Thomas Pynchon, William Gaddis, Donald Barthelme, John Barth, Nathanael West, y, también, los no necesariamente posmodernos, Joy Williams, Tom Wolfe, Don DeLillo, Philip K. Dick, Robert Sheckley, David Foster Wallace, Irvine Welsh, Douglas Adams, Evelyn Waugh, John Fante, Knut Hamsun, T.C. Boyle, Jonathan Coe, Joan Didion…

¿Qué nuevos escritores y nuevas escritoras hispanohablantes recomendarías?

Recomiendo muchísimo cualquier cosa que escriba Rubén Martín Giráldez, que es siempre narrativa en suspensión. Y también a Alicia Kopf, valiente en forma y fondo.

¿Qué autores y/o autoras están subvalorados en tu país de origen?

Muchísimos. Ahora, por ejemplo, se empieza a valorar a Manuel Vilas, para mí el mejor escritor español que existe, pero durante años hemos sido pocos, desgraciadamente, los que han disfrutado de sus libros. Pero podría mencionar a otros muchos, como Kiko Amat, su última novela, Antes del huracán, es alucinante.

¿Y qué autores y/o autoras están totalmente sobrevalorados en tu país de origen?

También, demasiados. Por poner uno, Eduardo Mendoza.

¿Cuál ha sido tu peor (o mejor) borrachera en una feria del libro?

¿La verdad? Nunca ha habido una peor, siempre intento pasarlo en grande allá donde voy, conocer gente, beber lo suficiente pero nunca demasiado (odio las consecuencias del demasiado), y asegurarme de saludar a todo el mundo y pasar un buen rato con ellos. Me encantan las fiestas, pero sólo aquellas en las que hay escritores, porque sé exactamente en lo que están pensando todos, y esto es, en lo bien que estarían en casa escribiendo.

¿Qué serías si no fueras escritora?

Como diría Rodrigo Fresán, nunca tuve Plan B, así que sería lo que fuese pero también escritora, porque digamos que esto no es algo que decidas, sino algo que no puedes evitar hacer, o querer hacer todo el tiempo, así que más bien podría decirte lo que sería si no fuera periodista, que es el oficio con el que encubro mi otra vida y dado mi loquísimo interés por los huesos de dinosaurio, voy a apostar por paleontóloga, porque la paleontología tiene para mucho mucho de (ciencia) ficción, y no sólo porque demuestre que los monstruos (los dinosaurios) existieron.

¿Qué viene luego de Borges en tu biblioteca?

Viene el Risas enlatadas de Javier Calvo y el resto de su bibliografía.

¿En qué estás trabajando ahora?

Ahora mismo trabajo en mi próxima novela, la historia de una pareja de escritores de novelas de terror que van a mudarse a la casa de un fantasma en un pueblo horrible para intentar escribir una novela cómica. Porque sí, el fantasma tuvo una muerte ridícula, aunque no tan ridícula como la de Voss Van Conner.

¿Cuál va a ser tu próxima lectura?

Breaking and Entering, la tercera novela de Joy Williams, cuyo ejemplar, un ejemplar de los ochenta de una biblioteca norteamericana, acaba de regalarme Rodrigo Fresán.

Lee el relato “Las chicas son el demonio, Els”, cortesía de Laura Fernández, en formato PDF

© 2018, Antonio Díaz Oliva. All rights reserved.

Compartir
Artículo anteriorEl Gol que no fue
Artículo siguiente#futbolit: México por Colombia
Antonio Díaz Oliva

Antonio Díaz Oliva

ADO (Temuco, Chile). Autor de Piedra Roja: El mito del Woodstock chileno (2010), La soga de los muertos (Alfaguara, 2011; Sudaquia, 2016), los relatos La experiencia formativa (2016) y editor de la antología Estados Hispanos de América: nueva narrativa latinoamericana made in USA (2016). Artículos suyos han aparecido en Qué Pasa, Rolling Stone, La Tercera, Gatopardo, Letras Libres y El Malpensante. Ha sido becario de Fulbright, NYU, del Consejo de la Cultura y las Artes en Chile y de la Fundación Gabriel García Márquez. Ha trabajado como periodista, traductor y profesor universitario en Bogotá, Santiago y Washington DC. Y como ghostwriter en Nueva York. Actualmente vive entre Washington DC y Santiago de Chile.
Loading Facebook Comments ...
Loading Disqus Comments ...