De cinco a siete

Mientras en el auto atravesamos

la neblina del puerto, dices

que vea los vagones del tren

eran siete como las personalidades en el mundo, que era

de lo que venías hablando antes

 

Aludías a tu jefe del trabajo para

recordar a alguien

 

Pasamos cerca de una laguna

con su espejo de niebla

¿A dónde irá a parar esta agua

que inconforme se levanta con el viento?

Húmedo capricho, te quedas siempre

sin aliento de palabra.

 

Las personas aún hieren los días

que sólo buscan el silencio de la bruma

pero, si escribo esto, es porque el agua

en el lago y el agua en la nube

no han dejado de ondular mi espejo:

salvo dos o tres, cada mujer que me amó

era única

Han sido como cuatro

o cinco

no más.

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on reddit
Share on whatsapp
Share on pocket

Relacionadas