agosto 20, 2017

Gide el (in)moralista

¿Qué concepción del arte se esconde detrás de los discursos de aceptación de los premios Nobel de literatura? En 1947 el premio Nobel se otorga

De copas con José José

En la boca un sabor amargo, metálico. Los pies se mueven mecánicamente entre los autos, las bocinas, las carretillas repletas de llantas usadas, fierros retorcidos.

Sucia sinfónica de la destrucción

Pedro Novoa ha presentado La sinfonía de la destrucción (Planeta, 2017), novela que en el 2014 fue finalista del Premio Herralde y que acaba de

Un Nobel infantil

Con el ocaso del verano, comienzan a caer las hojas. La rentrée está a la vuelta de la esquina y los escaparates se llenan de

Juan Duizeide, Diógenes del agua

a Juan B. Duizeide y Fabiana Di Luca En la amarra isleña Hugo del Carril hay un solo empleado. El hombre está pegado al celular,

El pasado

Detesto los Starbucks con su bohemia uniforme, el café – carísimo– que muchas veces es un extraño postre cargado de crema servido en tubos gigantes,

Gide el (in)moralista

¿Qué concepción del arte se esconde detrás de los discursos de aceptación de los premios Nobel de literatura? En 1947 el premio Nobel se otorga

De copas con José José

En la boca un sabor amargo, metálico. Los pies se mueven mecánicamente entre los autos, las bocinas, las carretillas repletas de llantas usadas, fierros retorcidos.

Sucia sinfónica de la destrucción

Pedro Novoa ha presentado La sinfonía de la destrucción (Planeta, 2017), novela que en el 2014 fue finalista del Premio Herralde y que acaba de

Un Nobel infantil

Con el ocaso del verano, comienzan a caer las hojas. La rentrée está a la vuelta de la esquina y los escaparates se llenan de

Juan Duizeide, Diógenes del agua

a Juan B. Duizeide y Fabiana Di Luca En la amarra isleña Hugo del Carril hay un solo empleado. El hombre está pegado al celular,

El pasado

Detesto los Starbucks con su bohemia uniforme, el café – carísimo– que muchas veces es un extraño postre cargado de crema servido en tubos gigantes,