junio 17, 2016

El salón de los espejos

Acompañado de un ramo de flores y una cajita de bombones Ferrero Rocher, ingresé al ala occidental del cuarto piso del Baptist Memorial Hospital de

Antesala

Entra al cuarto con los ojos desorbitados. —Traigo compañía —dice. Yo apenas puedo mirarlo. Estoy cansada después del viaje en bus. Horas de estar sentados

El salón de los espejos

Acompañado de un ramo de flores y una cajita de bombones Ferrero Rocher, ingresé al ala occidental del cuarto piso del Baptist Memorial Hospital de

Antesala

Entra al cuarto con los ojos desorbitados. —Traigo compañía —dice. Yo apenas puedo mirarlo. Estoy cansada después del viaje en bus. Horas de estar sentados