Leila Guerriero. Obsesión y paciencia