Cuando creí que podía ser un sujeto original