virgen de los sicarios

Un clásico instantáneo

Cuando el editor español Paco Porrúa, que vivía exiliado en la ciudad de Buenos Aires y trabajaba en la editorial Sudamericana, recibió de un casi

Un clásico instantáneo

Cuando el editor español Paco Porrúa, que vivía exiliado en la ciudad de Buenos Aires y trabajaba en la editorial Sudamericana, recibió de un casi