Silvio Rodríguez y la hamaca Hawaiana

Silvio Rodríguez y la hamaca hawaiana

Ojalá Dios exista y un día se le pase la borrachera   Unos fortísimos latidos me despertaron, sentía que el corazón me iba a explotar

Silvio Rodríguez y la hamaca hawaiana

Ojalá Dios exista y un día se le pase la borrachera   Unos fortísimos latidos me despertaron, sentía que el corazón me iba a explotar