Roberto G. Fernández y la transcreación de una realidad bicultural