La visceralidad futbolística de la literatura