La ciudad que mata el aburrimiento con cuentos de papel