Interstellar: al encuentro de lo constante