Filosofía escatológica: Nicolás Méndez y los maestros de la sospecha