“El prisionero”: pinta tu villa y pintarás el mundo