El nudista

Se levanta y se sube a la bicicleta. La deja estacionada en la vereda, sin miedo. La ata. Abre el candado que protege la puerta metálica. Ingresa al local silencioso y oscuro. Se quita la camisa y la cuelga en el perchero rojo y elemental. Mientras revisa las ganancias del día, atiende a los papelitos …

El nudista Leer más »