De Vargas Vila a Fernando Vallejo: destapando a los escritores malditos