Svetlana Alexiévich: un Nobel para el periodismo

El Premio Nobel de Literatura 2015 otorgado a la periodista y escritora Svetlana Alexiévich es, como lo ha declarado la Academia Sueca, “un monumento al sufrimiento y al coraje en nuestro tiempo”. En gran medida se trata de ese coraje que la autora bielorrusa ha manifestado a lo largo de muchos años en oposición a Putin.

Svetlana Alexiévich nació en Ucrania, el 31 de mayo de 1948. Hoy, a los 67 años de edad, ha conseguido el galardón más importante para las letras, el Premio Nobel de Literatura. Ello ha sido resultado de la dedicación y constancia que ha inspirado esa labor compartida entre el periodismo y la escritura. De esta manera ha podido retratar el estado dramático que le ha tocado vivir a la antigua población de la URSS. Asimismo, se ha visto comprometida con los conflictos bélicos y sociales que han aquejado a distintas sociedades en la actualidad, partiendo, por cierto, de la propia realidad de su país. Sobre esto, precisamente, al anunciarse el premio que la declara como ganadora, ha manifestado sobre el gobierno bielorruso que, si bien respeta el mundo ruso de la literatura y la ciencia, no comparte el mundo ruso de Stalin y Putin.

Su obra, principalmente influida por Alés Adamóvich, se centra en los episodios más dramáticos que le ha tocado vivir a la Unión Soviética. En una entrevista al diario El País, la autora ha sido tajante al referirse al tema: “El tercer mandato de Putin nos ha sacado del romanticismo de los años noventa […]. Han cambiado el país, han engañado al pueblo y les es fácil orientarlo como quieren”. Alexiévich cuenta, además, que cuando iba a Rusia para buscar material con miras a su último libro, pudo notar que el pueblo vivía una ilusión: “Vi que el pueblo estaba engañado, que era agresivo, que eso acabaría mal, pero nadie esperaba que viéramos cómo la época soviética vuelve y se apodera del país que intentaba comenzar una nueva vida”.

Su importante producción literaria, ahora con la coronación del premio, está dando la vuelta al mundo. La autora bielorrusa ha escrito siete libros fundamentales para su consagración: La guerra no tiene rostro de mujer (1983), El hombre rojo. La voz de la utopía (1985), Los últimos testigos (1985), Los jóvenes de zinc (1989), Cautivos de la muerte (1993), Voces de Chernóbil (1997), El tiempo de segunda mano. El final del homo sovieticus (2014),

Haciendo un recuento desde que publicó su primer libro,  Alexievitch ha estudiado a profundidad el “Homo sovieticus”, una figura que está condenada a desaparecer producto de la desintegración de la Unión Soviética: “Ahora vivimos en distintos Estados, hablamos en distintas lenguas, pero somos inconfundibles, nos reconocen en seguida. Todos nosotros somos hijos del socialismo». Todo ello le ha permitido ganar una serie de premios, tales como el Premio Herder (1999), el Premio del Círculo de Críticos de Estados Unidos (2005), el Premio de la Paz del Comercio Librero Alemán (2013). Finalmente, cabe mencionar que, hoy en día, Svetlana Alexiévich es la decimocuarta mujer que gana un Premio Nobel de Literatura.