Sinclair Lewis y el miedo a la literatura

¿Qué concepción del arte se esconde detrás de los discursos de aceptación de los premios Nobel de literatura? 


En 1930, el premio se otorga por primera vez a un escritor proveniente de los Estados Unidos: Sinclair Lewis (1885-1951). Lo que más se destaca en la introducción que hace la Academia es la atracción y repulsión s que los EE UU generan en quienes ven el país desde otras tierras: vitalidad, juventud, sí, pero también materialismo, puritanismo y la tensión entre bienes privados y públicos. En las novelas más significativas de Lewis —Calle mayor (1920), Babbit (1922), Arrowsmith (1925)—se plantea una dicotomía entre los valores de la vida rural y la vida citadina. La primera novela teje los entretelones de un pueblo rural en Minnesota, Gopher Prairie; la segunda pone bajo el microscopio a un hombre de negocios —agente inmobiliario— que cree en trabajar, aumentar su salario y disfrutar de la modernidad. La tercera —¡profética!— trata sobre la ciencia y la industria médica en los Estados Unidos. El arma de Lewis es la sátira y por eso la introducción señala que, con él, la literatura americana “ha comenzado con autocrítica, y esto es saludable”. El discurso de Lewis—quizás el que más se ajusta, desde que empezamos. a la idea que inició esta columna— se denomina “El miedo americano de la literatura” y entronca sus palabras en dos tradiciones literarias claras: la polémica y la discusión sobre el canon. Dice Lewis: “A nuestros profesores la literatura les gusta, pura, fría y bien muerta” y con eso enciende la mecha de la discordia y apuntala su opinión sobre el divorcio de la intelectualidad estadounidense y su realidad. Menciona a un miembro de la Academia Americana de las Artes que indicó que haberle otorgado el premio Nobel a Lewis era un insulto al país y usa esto para definir la idea del “miedo” al que hace referencia su título: miedo a toda aquella literatura que no glorifique al país. Con humor y con ironía, ataca a los cultores del “Nuevo Humanismo” académico y nombra a los escritores que están haciendo la nueva literatura: Dreiser, Anderson, O’Neill, Cather, Mencken, Sinclair, Hemingway. Caracteriza a los EE UU como “la tierra más contradictoria, deprimente y convulsa” de la actualidad y al escritor americano como alguien que escribe “solo, confundido” y a quien solo salva “su propia integridad”. En América, dice Lewis, el artista no es oprimido por la pobreza sino por el sentimiento de que su creación no tiene valor.

Y el pescador dijo: “Habla y abrevia tu relato
porque de impaciente que se halla mi alma
se me está saliendo por el pie”.
Las mil y una noches, “Historia del pescador y el efrit”.

© 2016, Pablo Brescia. All rights reserved.

Compartir
Artículo anteriorEl superviviente
Artículo siguienteEl arte de improvisar
Pablo Brescia

Pablo Brescia

Pablo Brescia vive desde 1986 en Estados Unidos. Ha publicado los libros de cuentos Fuera de lugar (2012) yLa apariencia de las cosas (1997) y el libro de textos híbridos No hay tiempo para la poesía (2011), este último con el pseudónimo de Harry Bimer. Sus relatos han aparecido en revistas literarias, suplementos culturales y portales de Internet de España, Estados Unidos, México y Perú; participó, además, en antologías como Pequeñas resistencias 4. Antología del nuevo cuento norteamericano y caribeño (2005) y Se habla español: voces latinas en USA(2000), entre otras. Se desempeña como profesor e investigador de literatura latinoamericana en la Universidad del Sur de la Florida. Como crítico literario, es autor de la monografía Modelos y prácticas en el cuento hispanoamericano: Arreola, Borges, Cortázar (2011) y co-editor y contribuyente de varios libros, entre ellos El ojo en el caleidoscopio: las colecciones de textos integrados en la literatura latinoamericana (2006) y Borges múltiple: cuentos yensayos de cuentistas (1999).  Su blog es Preferiría (no) hacerlo http://pablobrescia.blogspot.com.