Sidewalls

SidewallsArgentina 2011

Gustavo Taretto – 95 minutos

Martín (Javier Drolas) y Mariana (Pilar López de Ayala)-quienes sin saberlo son vecinos- viven en Buenos Aires y tienen la vida tan desordenada y caótica como el vaivén de la misma ciudad. Cada quien por su lado se recupera de un desengaño amoroso; uno de esos que dejó algo roto por dentro y a partir del cual no se ha encontrado hasta el momento mejor salida que volverse introspectivo. Nuestros personajes pasan la mayor parte del tiempo encerrados en sus respectivos departamentos, por los cuales una voz sin sobresaltos nos conduce durante la hora y media del film. Una voz que reflexiona sobre la soledad, el vacío y la añoranza.

Martín es experto en computadoras, sitios web y todo lo relacionado con el mundo virtual. Mundo en el que busca refugiarse conociendo gente e iniciando relaciones también virtuales, siendo estas quizá lo que por el momento puede sobrellevar. Mariana, aunque es arquitecta de profesión, trabaja diseñando vidrieras lo cual añade un sentimiento de frustración al ya bien ajado equipaje que carga.

Así, Martín y Mariana procuraran rehacer sus vidas, cada quien por su lado, dándose segundas oportunidades y haciéndole frente de tanto en tanto a la luz del día. El camino de ambos se entrecruzará sin cambios abruptos de destinos ni identidades. Sucederá simplemente porque Sidewalls apuesta por la cotidianidad, lo de cada día, las pequeñas miserias, las pequeñas alegrías.

La cotidianidad  de Sidewalls está enmarcada en una Buenos Aires protagónica, con edificios imponentes y calles ruidosas bastante familiares para nuestros personajes.

No esperemos nada “grande”, la “grandeza” de la sencillez se encargará de Martín y Mariana se crucen en el camino.