SANS FAÇONS, SANS COMPLIMENTS, SANS CEREMONIES

Los buenos modales y costumbres se aprenden desde la infancia. Suele ser el ejemplo de los adultos, la manera más natural en que la infancia aprende, pero los padres y tutores cuentan además con el profesorado, ya que no solamente enseña a los más pequeños sino que puede ser una perfecta guía para los mayores. Ahora que comienzan las vacaciones no deben olvidarse esos gestos de ciudadanía que son tan necesarios para la convivencia: saludar al entrar o salir después de despedirnos, dejar las cosas en su sitio, mantener un buen aseo, saber escuchar en silencio sin interrumpir al otro cuando está hablando, evitar palabras ofensivas, ceder el asiento en el autobús, cuidar del mantenimiento de los bienes públicos… Hábitos que contribuyen a mejorar nuestro cotidiano bienestar y que forman parte de nuestro estilo de vida. A algunos parece costarles pese haber conseguido licenciarse, doctorarse o haber obtenido una cátedra en la universidad.

Estamos acostumbrados a que los políticos no nos digan la verdad; a que los banqueros tomen prestado bienes que no les son propios y además nos cobren interés por ello; al mercader, que nos venda la fruta madura como recién cogida del árbol; a que los médicos atiendan al paciente sin ni siquiera mirarle a los ojos; al burócrata, a que nos haga volver mañana; a que los jóvenes y no tan jóvenes, no guarden las colas del autobús o manchen los asientos con sus zapatos; a los que alborotan haya o no, enfermo… Parece que una vez finalizado el colegio, no se tuvieran que mantener esas normas de conducta y pudiéramos tirar los papeles al suelo.

¿Es esta la sociedad que queremos? ¿Cuál es el orden público que sienta las bases de nuestra sociedad tan industrializada y tan avanzada? ¿Estamos en una época en la que se transgreden más las normas de conducta que en épocas anteriores?

Ya en su tiempo, Don Juan Valera se ocupó de esta temática en uno de sus cuentos y, debe ser, que nunca terminamos de aprender, que debemos estar siempre atentos para no sumirnos en el reino de “San Façons, San Compliments, San Ceremonies”.

*Los dibujos que acompañan a este texto, son una muestra de las ilustraciones que tuve el placer de realizar para el libro escrito por la profesora Cecilia García Torres, “Muchos dichos”, (Ed. Paraninfo, 2012).