Epopeyas idiotas

 

Húsares de la ruina

en la noche temblorosa.

La ceguera oceánica

se arrastra y lame

la uña encarnada

del pecado de provincia.

 

Tiempo de nadie

de lealtades copy paste

y epopeyas idiotas.

La carne se llaga

en la curva irrelevante

de una felicidad oscura.

El pene flácido

deja escapar un “inexplicable”.

 

El edén hiede

y la aguja de la mañana

invade, espartana

la vena irredenta

de las últimas reservas

de urbanidad.

 

Húsares de la fucking ruina,

no hay buck up.

No hay undo.

No queda nada.

 

Fanzine gótico

 

 

Dos editores

conectados por un huevo

lanzaron este viernes

su máximo sueño:

un fanzine gótico

de eyaculaciones diminutas

y críticas destructivas.

 

Las páginas par, tinta.

Las impar, sangre.

 

Tiene

un póster central desmontable,

un desnudo crónico

de Diana la cazadora

con verdes patines

de ruedas magenta.

 

Su panza preñada

exhibe un tatuaje en espiral

que helvéticamente dice

“Mi caza es true caza”.

 

De su ombligo gotea

un líquido verde

que trenza

en el juego cromático

sus patines

y el logo de Publix.

 

 

Lovely Psycho

 

Lovely psycho

que estás en los suelos.

Tu mugre busca

rincones inexpugnables,

deseos perennes,

revoluciones,

enfermedades venéreas,

actos fallidos,

cornisas,

lágrimas de tiza,

mareas altas,

páginas porno,

baños de Starbucks.

 

La tirria húmeda del atardecer

puntual,

pide a gritos

un minuto de calma.

 

Namasté.

© 2018, Lasticön. All rights reserved.

Compartir
Artículo anterior#DelirioLit: Capítulo 11: El alma respira con baterías, o no llores más, Lucifer
Artículo siguiente¿Una colosal mentira o una increíble verdad?
Lasticön (Aitor Lopera Etxebarría, Bilbao, Bizkaia, 1993) Es poeta y buscapleitos. Funda “Txirimiri”, su primer Fanzine, a los 17 años, 15 minutos después de liarse a golpes con los responsables de la publicación mensual de su colegio. Un año más tarde abandona su casa con solo un poco de ropa, “Thriller”, el vinilo de Michael Jackson que perteneció a su hermano y 725 Euros que toma prestados de los ahorros de la familia. Elige Miami porque “todo lo que sabía de la ciudad me parecía aberrante”. Ha publicado los poemarios “Furia bálsamo” y “Mandy Crush”. En 2015 autoriza a la antología “Versos Libres” a incluir “Mi casa es pain” aunque luego se arrepiente. Suele jactarse de haber quemado una novela y un camión del US Postal Service aunque nadie pudo corroborarlo.