Barista de mis cojones,

 

cuervos zombies

al mando de un bus a contramano,

hit me with your best shot.

Solo si le atinas a mi nombre

te daré las gracias

colmando la jarra de tips

con leche de todos los tipos.

 

No hay luz en este azar.

Es todo a ciegas:

el viaje

la gripe

el sexo

la espera

y la reencarnación.

 

Si por mí fuera

repleto la nación

de iglesias desdentadas

y atardeceres sin wi fi

 

Arrogancia

 

 

En otro acto de arrogancia,

El Papa Jones,

mete dedo en culo

por solo 5 rezos.

 

Con este arsenal

-y un cupón de Sedanos-

enfrentas el bajón:

pizza de karma

y leche de tigre.

 

5 A Eme.

Hora huérfana.

No hay ley,

se brotó el security,

balearon al cristo de la guardia.

 

Nadie tiene un duro

para el entierro.

 

Cruzaré tijeras como Bolt

o los dedos como Morty

en el nombre del padre,

del hijo,

del espíritu santo,

AMEX.

 

 

 

 

© 2018, Lasticön. All rights reserved.

Compartir
Artículo anteriorLa casa queda lejos de aquí… es el tiempo, que se estira hacia el infinito
Artículo siguiente#Futbolit: tristeza del campeón
Lasticön (Aitor Lopera Etxebarría, Bilbao, Bizkaia, 1993) Es poeta y buscapleitos. Funda “Txirimiri”, su primer Fanzine, a los 17 años, 15 minutos después de liarse a golpes con los responsables de la publicación mensual de su colegio. Un año más tarde abandona su casa con solo un poco de ropa, “Thriller”, el vinilo de Michael Jackson que perteneció a su hermano y 725 Euros que toma prestados de los ahorros de la familia. Elige Miami porque “todo lo que sabía de la ciudad me parecía aberrante”. Ha publicado los poemarios “Furia bálsamo” y “Mandy Crush”. En 2015 autoriza a la antología “Versos Libres” a incluir “Mi casa es pain” aunque luego se arrepiente. Suele jactarse de haber quemado una novela y un camión del US Postal Service aunque nadie pudo corroborarlo.
Loading Facebook Comments ...
Loading Disqus Comments ...