Poema de Elías David: AntiRecomendación de espaldas

 

Se puede vivir, pero no es recomendable

porque el círculo jamás se cierra.

No hay trazo último

y los calendarios                 (lo sabemos)               son demasiado humanos.

 

El vaso con agua no guarda nunca

la respiración de sí mismo.

los diarios de vida han de evaporarse

al arribo de la palabra Obra.

 

La vida es una espalda.

Es la espalda del mundo a quien todos

alguna vez le preguntamos

“¿por qué me has abandonado?”.

 

Pero, no más: todo es lenguaje artificial:

estigma en esa espalda llena de voces

y las voces             siempre                  (lo sabemos)

dicen nada al querer decirlo todo.

 

Nada                         nunca                     solo vivir y morir

en estúpidos conjuros

con manuales cerrados pero testigos:

“Vida y muerte de otro más”

 

porque la vida no tiene norte

porque la espalda siempre

ha estado de espaldas

y no se entiende

ese último tatuaje tuyo

 

con ideogramas del futuro

que, lo sabemos,

tampoco

es recomendable.