aviso importantePues sí, como lo leen.

Cuando todavía no salimos del asombro y de rascarnos el bolsillo para pagar el 21% de IVA por ir al cine o al teatro, ahora por sacar un libro de una biblioteca pública en España, se deberá pagar.

Un canon, ellos lo llaman.

Eso sí, el lector no tendrá que pasar la vergüenza (ni tampoco del bibliotecario) de hacer el pago en efectivo. Eso sí, la biblioteca tendrá que rascarse su precario bolsillo para abonar el canon, lo que implicaría que deberán evitar gastos tan superfluos como la realización de talleres o para adquirir más fondo.

Sí estoy siendo sarcástico.

Pero, ¿quién gana con este canon? Ni las bibliotecas ni los usuarios, por supuesto. Pero lo peor es que tampoco los autores, los creadores, los verdaderos artífices de la obra. Todo indica que quienes se embolsarán ese dinero son los intermediarios, aunque todavía eso tampoco está tan claro.

Pero ¿Por qué ahora?

¿Por la crisis?

Tal vez.

¿Porque no quieren que la gente lea?

No lo dudaría.

Pero, si me lo permiten, en gran medida se debe a que vivimos en un mundo donde se considera que quien paga por cultura es un imbécil.

Sí, tal vez suene contradictorio, pero estoy convencido de que quienes decidieron lo del canon pensaron que de algún modo deben recuperar alguna ganancia de todo lo perdido en piratería.

Sin embargo, con esta decisión perdemos todos. Porque uno de los pilares del llamado “estado de bienestar”, como son las bibliotecas públicas, están prácticamente sentenciadas a muerte. Será difícil que resistan esta presión económica, a menos que se busquen nuevas formas de financiación, lo que implicaría, sin lugar a dudas, la entrada de capital privado. En Estados Unidos hace tiempo que se hace (aunque no sé qué resultados han obtenido), pero en Europa se vería como una decisión de doble filo.

La medida del pago del canon es una decisión de la Unión Europea y comenzará a partir del 1 de enero de 2016.

Hay tiempo suficiente para buscar soluciones.

Continuará…

© 2014, Carlos López-Aguirre. All rights reserved.

Compartir
Artículo anteriorLa cordura de su locura
Artículo siguiente666 [6 relatos del demonio][6 escritoras][6 miradas sobre maligno]
Carlos López-Aguirre es periodista y escritor mexicano. Su trabajo fue elegido para formar parte de la Antología de crónica latinoamericana actual (Alfaguara, 2012). En ficción, aparece en la selección de relatos Sospechosos Habituales – Las vueltas abiertas de América Latina (Demipage, 2017). Sus microrrelatos han ganado concursos en Editorial Tusquets o el periódico español El País. También han sido publicados en El Periódico de Catalunya y la revista El Rapto de Europa. Ha colaborado para periódicos como REFORMA de la Ciudad de México, El Colombiano de Medellín, así como en las revistas Yorokobu de Madrid, Tusitala y Librújula de Barcelona. Blog: http://expresionescronicas.wordpress.com