Don’t you (Forget about me) y The Breakfast Club se complementaron tan bien que no está de más preguntarse cuánto de la fama de la película se debió a la canción y viceversa. Si bien Simple Minds ya era una banda de trayectoria y éxito, fue gracias a Don’t you que se volvió uno de los números musicales más importantes de la década de los 80.

httpv://youtu.be/CdqoNKCCt7A

Billy Idol ya había grabado su versión de Dancing with Myself y su exitosísimo disco Rebel Yell, por lo que no se puede decir que Don’t you habría significado un giro importante en su carrera. Sin embargo, cuando en el año 2001 incluyó una versión del tema en una recopilación de grandes éxitos, el eterno punk pareció confesar que la espinita se le había quedado clavada. Después de todo, a Idol le ofrecieron Don’t you antes que a Simple Minds pero él rechazó incluirla en su repertorio.  

httpv://youtu.be/tSfG87Oi8QE

Molly Ringwald nunca ha dejado de tener papeles en cine y en televisión, pero no ha vuelto a disfrutar de la fama que tuvo en los años 80 cuando fue ídolo juvenil gracias, entre otras, a The Breakfast Club. Desde 2013 comparte su carrera de actriz con la de cantante de jazz y era solo cuestión de tiempo para que le rindiera homenaje a Don’t you y, qué duda cabe, a su propio pasado.

httpv://www.youtu.be/XhfR9VpN3Ec

© 2016, Luis A. Ordoñez. All rights reserved.

Compartir
Artículo anteriorAndrés Fortuño pinta Miami Beach
Artículo siguienteUn colectivo digital en la noche limeña
Luis Alejandro Ordóñez es venezolano y reside en Estados Unidos desde 2008. De profesión politólogo, en Estados Unidos se ha desempeñado como editor, redactor de medios, corrector de estilo, traductor y profesor de español, además de a su carrera literaria. En 2015 publicó el libro de relatos Play y en 2014 ganó el II premio literario en español de la Universidad NorthEastern por el cuento Doble negación. Con Bibliotecario ganó el Concurso de Microrrelatos Severo Ochoa de la biblioteca del Instituto Cervantes de Chicago, y fue finalista del I Concurso de Microrrelatos para Twitter @1cmct gracias al texto Turno. Su micronovela experimental Gatubellísima ha sido reseñada en diversas oportunidades como pionera de la narración vía Twitter y redes sociales.