La ridícula idea de no volver a verte, de Rosa Montero

     Cuenta la autora que este libro comenzó siendo el proyecto de una clásica biografía, la de Marie Curie, pero terminó cruzada con la historia de su propia vida. Está inspirada en el diario que escribe Marie Curie tras la inesperada muerte de su joven marido, atropellado por un carro de caballos. Durante el recorrido de Rosa Montero por el diario, recuerda la muerte de Pablo, su propio esposo. Con anécdotas y comentarios dispersos genera un clima de cercanía y abre la puerta a una historia muy íntima. A través del diario de Marie la autora transita su duelo personal. Marie Curie es un personaje apasionante. Ganadora de dos Premios Nobel, en Física y en Química (la primera persona en obtenerlo en dos disciplinas diferentes). Polaca y mujer, tenía todo para no conseguir nada y lo consiguió todo. En su recorrido por el diario, Rosa Montero también se detiene a reflexionar sobre el mandato aplastante de los padres. Uno no se recupera de la muerte de un ser querido, sino que se reinventa, suele decir Rosa Montero. Quizás el mayor aprendizaje sea qué hacer con el dolor para que no nos destruya. Y el viudo tiene el relato consolador que no tiene el divorciado. La vida y la muerte se parecen en que parten la vida en mitades. Somos lo que somos porque nos narramos.

“Para vivir tenemos que narrarnos, somos un producto de nuestra imaginación. Nuestra memoria en realidad es un invento, un cuento que vamos reescribiendo cada día. (…) Contarnos lo que fuimos el uno para el otro, decirnos todas las palabras bellas necesarias, construir puentes sobre las fisuras, desbrozar el paisaje de maleza. Y hay que tallar ese relato redondo en la piedra sepulcral de nuestra memoria”.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on reddit
Share on whatsapp
Share on pocket