La leyenda del álbum religioso: “Easter” de Patti Smith Group

Mario Reggiardo

 

pattiLester Bangs, uno de los críticos de rock más admirados de la historia, dijo que Horses, el primer álbum de Patti Smith, le cambió la vida y fue uno de los mejores discos que había escuchado hasta ese momento.   Una placa sobrenatural y poéticamente iluminada.  Pero cuando en 1978 reseñó Easter, el tercer álbum de la chica de New Jersey, Bangs dijo que ella se puso narcisista y ahora pretendía ser la redentora del mundo.   El título de su crítica se llama “Querida Patti, empieza la revolución sin mí”  y el texto arranca  diciendo “Odio a Patti Smith.  Es una pretenciosa desgraciada”.    Bangs estaba de acuerdo con su objetivo de vivir en un mundo mejor, pero no pidiendo que nos levantemos en armas.   Le reprocha a Smith su solipsismo y dice  “puedo aceptar que Jesús sea mujer, pero de Nueva Jersey?”  Sin embargo, reconoce que es un buen álbum.

Easter es un disco controvertido.  3 años antes, en 1975, Patti Smith había hecho con Horses un clásico que inició el nuevo rock neowyorkino que continuarían luego Ramones, Television, Talking Heads y Blondie.  Hasta lo ponen como una de las placas precursoras del punk.   Al año siguiente, con Radio Ethiopia, Patti Smith fue más lejos y se puso experimental, lo cual la colocó como la diva de la escena independiente de la -para ese entonces- decadente Nueva York.  Por eso a muchos les sorprendió que Easter sea de pronto un álbum deliberadamente accesible.   Pero esto no impide que un álbum sea bueno o, como en este caso, un discazo.

Smith y su banda lo graban luego de parar un año y medio tras una seria lesión en el cuello producida al caerse del escenario durante la gira del Radio Ethiopia.  Tal vez buscando una similitud con el accidente en moto de Bob Dylan que lo alejó de la experimentación y lo regresó a la música tradicional americana, muchos vieron en Easter un álbum conceptual donde Smith plasmó sus obsesiones cristianas sobre la muerte y la resurrección.  “If we die, souls arise,” dice en “Till Victory”, mientras que en “Ghost Dance” repite como un mantra “We shall live again.

«Privilege (Set Me Free)» se basa en el satírico film británico Privilege, donde Smith utiliza literalemente partes del Salmo23:  “The Lord is my shepherd / I shall not want / He make me to lie down / In green pastures”.  En la canción «Easter», a su vez, la cantante/poeta invoca la imaginería católica del bautismo, la comunción y la sangre de Cristo: “I am the spring, the holy ground / The endless seed of mystery / The thorn, the veil, the face of grace / Brazen image, the thief of sleep // The ambassador of dreams, Prince of peace / I am the sword, the wound, the stain / Scorned, transfigured child of Cain / I rend, I end, I return

Contribuyen a la idea del supuesto álbum temático, que la ficha técnica del disco cierre con un versículo de la Segunda Epístola a Timoteo (4:17 – “He peleado una noble lucha, he llegado a la meta”), lo cual desconcertó pues Eastern recién era la tercera entrega de la joven Smith.   Debajo de los créditos con los músicos que grabaron el disco, está además dibujada torpemente una cruz a mano.   En el booklet también sale una foto original de la primera comunión de Arthur Rimbaud.  Por todo eso uno puede creer que estamos frente a un álbum conceptual.  Pero no lo es.  Para nada.

Smith lanza con su banda de siempre, comandada por Lenny Kaye, una placa de rock clásico (¿aunque acaso no es eso el punk?), con incursiones al folk tribal, pop a lo Fleetwood Mac y poesía en clave spoken word con  «Babelogue,», donde retorna a la época en la que recitaba en el Lower East Side.   Lo mejor se presenta cuando suben el volumen a los amplificadores en la furibunda “Rock´N´Roll Nigger”, una exaltación de la cultura alternativa donde Smith dice: “Jimi Hendrix was a nigger / Jesus Christ and grandma, too / Jackson Pollock was a nigger // Outside of society, they’re waitin’ for me / Outside of society, that’s where I want to be”.  En un plan nada cristiano, “25th Floor” muestra a una Smith sexualmente proactiva: “We explore the men’s room / We don’t give a shit / Ladies’ lost electricity / Take vows inside of it // Desire to dance / Too startled to try / Wrap my legs ’round you, Starting to fly”.

El booklet de la edición remasterizada en CD que Arista lanzó en 1996 no tiene las letras de las canciones, pero sí textos de Smith que acompañan a cada track.  Ahí cita referentes cinematográficos como Pasolini, Bertolucci y Godard en “Till Victory”; rinde tributo a las tribus indígenas norteamericanas en “Ghost Dance” y cuenta su romántica primera incursión al CBGB en “We three”.   El álbum hasta acá ya se muestra bien pagano.

Easter además fue un éxito comercial que tuvo como responsable al productor Jimmy Iovine, quien había trabajado para ese momento en los éxitosos “Born to Run” de Bruce Springsteen y en “Bat out of Hell” de Meat Loaf.  El hit fue «Because the Night», una canción de Bruce Springsteen con la letra revisada por Smith, que llegó a ser Top Ten y se mantuvo en los charts por más de cinco meses, ayudando así a colocar al álbum entre los 20 más vendidos del año.  La letra es una sutil invitación al sexo:  “Take me now baby here as I am / Hold me close, try and understand / Desire is hunger is the fire I breathe / Love is a banquet on which we feed”.   Esa canción llegó a Smith por Jimmy Iovine, luego que Springsteen la grabara y rechazara un  año antes como parte de las sesiones del “Darkness on the Edge of Town”.  The Boss rescató el track recién en el 2010 cuando lo editó con las demás canciones pérdidas de ese maravilloso álbum.

Los críticos más exigentes siguen poniendo a Horses –merecidamente- en las listas de los mejores discos de todos los tiempos.  Pero Easter es un álbum muy querido por los fanáticos de Smith, lo que en su momento fue reconocido por publicaciones como Village Voice y New Musical Express que lo sacaron en las listas de fin de año, mientras que la Rolling Stone alemana lo puso en el puesto 57 de los 500 mejores discos de todos los tiempos.  Escucharlo sin el corsé conceptual del álbum religioso, hará que el disfrute de Easter sea aún más libre y placentero.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pocket
Pocket
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Copyrighted material by the author.