Fetichismo literario

Por Carlos López-Aguirre

 

*Fetiche. (Del fr. fétiche). m. Ídolo u objeto de culto al que se atribuye poderes sobrenaturales, especialmente entre los pueblos primitivos.

fetichismo_literario

Hace tiempo que los lectores han pasado a la acción. Han hecho a un lado los textos y han salido a las calles o navegado por internet para satisfacer sus más profundos deseos literarios: llevar sobre su cuerpo o colocar en las paredes de su casa las ilustraciones de su novela favorita, el fragmento de ese cuento  inolvidable o la efigie de ese autor de culto.

Un fetichista literario es aquel que gusta de objetos que remitan a novelas, poesías, autores, tipografías y cualquier cosa que tenga que ver con la literatura o los libros. Lo que quiere son camisetas con la cucaracha de Kafka; una taza con una frase del Ulises de Joyce; un póster con la imagen de Virginia Woolf; una bufanda que lleve como estampado un cuento de Poe; una toalla con una escena de Moby Dick, y más.

Lo curioso del fenómeno es que no se sabe con certeza si nacieron primero los fetiches o los fetichistas. Si los primeros nacieron por una necesidad o si ésta fue creada. Ya los dice Hannibal Lecter en The Silence of the Lambs: codiciamos sólo aquello que vemos. Y las nuevas tecnologías  han facilitado esta codicia. En la red podemos encontrar un infinidad de tiendas online que pueden satisfacer al fetichista más voraz.

Si tú, lector, eres uno de ellos, te recomiendo la revista digital norteamericana Book Riot . Cuenta con una completa sección dedicada en exclusiva al mundo del fetichismo literario, donde podemos encontrar desde cubiertas para celulares con portadas de libros hasta ropa para bebé con motivos literarios..

En el mundo del fetichismo literario, los personajes suelen ser algunas de sus principales estrellas, sobre todo cuando nos referimos a obras con un corte más comercial como Harry Potter o El señor de los anillos. No obstante, si hay un personaje que se ha convertido en un fenómeno de súper ventas sobre su figura, más allá de su libro, que es quizá uno de los mayores long sellers de la historia, ese es El Principito. En su tienda online, La Boutique du Petit Prince, podemos encontrar desde pequeñas figuras del inconfundible príncipe o incluso de la oveja que el piloto jamás supo dibujar, hasta camisetas, joyería, juguetes, relojes, tazas, cubiertos y hasta platos con las ilustraciones de Antoine de Saint Exupery.

fetichismo_literario2

Y así como la modernidad ofrece nuevos horizontes donde encontrar la satisfacción de nuestros deseos, también nos orilla a conservar y a coleccionar nuestros fetiches literarios más preciados: los libros.

En el mundo donde Amazon y Google quieren imponer su voluntad editorial a nivel global, los fetichistas somos rebeldes: preferimos las librerías, donde las palabras se derraman de las estanterías. Nos gusta tocar los libros, extasiarnos con su aroma a papel y a tinta.

Un libro es el mayor *fetiche literario.