El último New York Times

Luis Alejandro Ordóñez es venezolano y vive en Estados Unidos desde 2008, donde se ha desempeñado como editor, redactor de medios, corrector de estilo, traductorprofesor de español y librero. En 2015 publicó el libro de relatos Play (Editorial Ars Communis) y ha participado en las antologías Diáspora (Vaso Roto, 2017) y Trasfondos y Pertenencia (Ars Communis, 2014 y 2017).

¿Cuál es el mejor libro que has leído recientemente y por qué?

Un clásico, Mendelssohn en el tejado, de Jeri Weil, una historia desoladora pero llena de humor en la Praga ocupada por los nazis, que retrata el absurdo como elemento importante de la crueldad, porque la hace más insoportable. También los cuentos de Mariana Henríquez, con esa mezcla de horror fantástico y descarnada crítica social. “La rambla triste”, “La casa de Adela” y “Chicos” que vuelven son de los mejores cuentos que he leído en mucho tiempo.

¿Qué es lo más interesante que has aprendido de un libro últimamente?

Leí recientemente Word by Word, de Kory Stamper, y el proceso de escoger y construir las definiciones de las palabras del diccionario me pareció muy interesante, pero de ahí a decir que lo aprendí hay mucho trecho.

¿A qué autores contemporáneos te gusta leer?

Son muchos, me gusta estar lo más posible al día. Orhan Pamuk, Amos Oz, Enrique Vila-Matas, Samantha Schweblin, Mariana Henríquez, Marta Sanz, Milan Kundera, Jesmyn Ward, Fabio Morábito.

¿Cuál es el mejor libro que te han regalado?

No exactamente un regalo, pero llegué a él de manera completamente inesperada: lo compré para poder participar de una convocatoria de su editorial. The Dead Will Rise and Save Us, de Paul Pedroza, un volumen de cuentos impresionante, con historias casi todas transitando la frontera geográfica y cultural entre Estados Unidos y México.

¿Qué géneros no interesan o no te gustan leer?

Trato de leer todos los géneros y más bien evitar autores. Aunque en la novela romántica suelo interesarme poco.

¿Si no fueras escritor qué serías?

Quizás sería ingeniero, que era lo que estudiaba cuando me descarrilé y tomé este camino.

¿Cuál considera que es el tema u obsesión que más te gusta explorar desde la lectura?

Soy un lector desordenado, salto de un libro a otro sin mayor plan y lo más que planifico son los autores que voy a leer. Pero un tema que me gusta siempre es el de los autores sin obra conocida, creo que es resultado directo de leer a Borges, mis cuentos favoritos de él son “Pierre Menard, autor del Quijote” y “El milagro secreto”.

¿De qué manera se ha visto afectada –o cómo ha cambiado- tu lectura por el hecho de vivir en un país ajeno? ¿Sientes que eres el mismo lector que eras antes de emigrar?

Lo primero es que se me han ampliado temas y autores. Difícilmente habría llegado a Jesmyn Ward, a Colson Whitehead, a Paul Pedroza o a Patricia Engel de no haberme mudado a Estados Unidos. Y en general, soy un lector mucho más amplio no sé si producto de la emigración, de la edad o de que en general tengo más acceso a títulos, pero acá corro más riesgos, experimento más con mis lecturas que antes. Hace unos años no se me habría ocurrido que podía leer una biografía de Luisa Lane, o sobre los que han llegado últimos en el Tour de Francia, y los considero entre los mejores libros que he leído en los años recientes.

¿Qué libro tienes sobre tu mesa de noche actualmente?

Ahora tengo Un andar solitario entre la gente, de Antonio Muñoz Molina, y La enciclopedia de los muertos, de Danilo Kis.

¿Cuál va a ser tu próxima lectura?

Después de esos dos, tengo pensado leer el más reciente de Boris Izaguirre, Tiempo de tormentas, La mujer del pelo rojo, de Pamuk, y a ver si por fin le meto el pecho a Solenoide, de Mircea Cartarescu.


 

El último New York Times

Un periódico aparece en diversas oportunidades en la literatura, pero nunca nadie lo ha visto. El New York Times de Rockefeller es la historia de un mito visitado por Luis Alejandro Ordóñez a través de la ficción y de su propia búsqueda, una historia sobre noticias falsas antes de que el término se volviera de uso común, pero es, sobre todo, una historia sobre las historias que nos contamos y cómo las contamos una y otra vez.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on reddit
Share on whatsapp
Share on pocket