Doña Pancha Fest 2017

El Yeti. Ser bípedo y melómano que camina ligeramente inclinado hacia adelante. El cuerpo cubierto de crespo cabello largo; a excepción de la cara, en donde la piel es nívea o rojiza. Un extraño ente gobernado y conducido por la música, que a falta de ecosistemas estables para su hábitat natural, reside en el subterráneo o las alcantarillas. Su mirada es perturbadora; ha generado una dependencia al alcohol y a los estridentes festivales de música. Es la definición en la que han coincidido la diversidad de personas que aseguran haber visto al “Hombre de las Nieves” en diferentes cantinas tapatías, como el ‘Bar Gil’ o el ‘Lido’.

¿Leyenda o realidad? La diletante criatura es parte ya del imaginario colectivo de multitud de generaciones. De acuerdo a la historia, apareció por primera vez en Tecate, Baja California, hace ocho años, en un concierto de música independiente efectuado en un bar de mala muerte denominado como el ‘Doña Pancha’. Un proyecto fundado por Cristian Franco, Julián González y Guillermo Estrada; evento cíclico de música descentralizada que se ha consolidado como “La Catedral del Underground en México”. Ningún festival ha reunido a tanta propuesta, ruido y suciedad como el ‘Doña Pancha Fest’. Entre sus lineups han desfilado bandas como ‘Cráneo Verde Humeante’, ‘Maricones Violentos’, ‘Trillones’, ‘Rancho Shampoo y sus Monos de Brea’, ‘Pellejos’, ‘Los Lichis’, ‘La Rubia te Besa’, ‘San Pedro el Cortez’, ‘Soledad’, ‘Niña Coyote eta Chico Tornado’, y artistas como ‘Fuck You Alex’, ‘Miki Guadamur’ y ‘Dick el Demasiado’.

Luis Racionero define al Underground como la tradición del pensamiento heterodoxo que corre paralela y subterránea a lo largo de la historia de occidente, y se caracteriza por dos tendencias: la búsqueda de una solidaridad mundial y el cortocircuitaje de las líneas de poder, distribución, producción e información de las organizaciones autoritarias. Bajo este concepto, el ‘Doña Pancha Fest’ se presenta como un concierto musicalmente democrático, comunal, libertario y descentralizante, emergido de los diferentes canales de la contracultura; un festival que se caracteriza formalmente por su énfasis en la música rock, el punk, el noise, el shoegazing, el arte conceptual y la anarquía.

La edición de este año contará con bandas como ‘Los Mundos’, dúo del norte del país de guitarras fuertes, bajos distorsionados y melodías graves de voz, que estarán presentando su último disco “Las Montañas”, y ‘Ford Proco’, cuna de la música industrial mexicana; además de los últimos exponentes del Canto Cardenche que habitan en el mundo, ‘Los Cardencheros de Sapioriz’, a la par del cofundador del Krautrock alemán Michael Rotter (‘Kraftwerk’, ‘Neu!’, ‘Harmonia’), y los tapatíos ‘.RR’ (Arturo Ortega) artista sonoro, y ‘Aloe Vera’, la voz de los fantasmas melifluos. Algo completamente inaudito.

Salgamos de los escombros, enmendémonos juntos como una entidad viva alrededor de la música en esta nueva aparición del Yeti, quien este año vendrá acompañado de la mismísima Doña Francisca desde las tierras del pastoreo, las rancherías, la agricultura, la migración y la cerveza.

Ya lo dijo Frank Zappa: La cultura oficial sale a tu encuentro, pero al Underground tienes que ir tú. El festival se efectuará este 22 de octubre en el Laboratorio de Arte y Novedades ‘Larva’ en la ciudad de Guadalajara, y los boletos pueden adquirirse ya a través de Boletia.

No es una invención, el Yeti existe y se avistará de nuevo en el ‘Doña Pancha Fest 2017’. Que todos los ojos mórbidos y las orejas sucias sean fieles testigos de ello.

 

 

© 2017, Alfredo Padilla. All rights reserved.

Compartir
Artículo anteriorjabón
Artículo siguienteFabián Casas, la voz extraña
Alfredo Padilla (San Luis Potosí, 1983). Estudió Comunicación en la Universidad Mesoamericana. Narrador y periodista cultural. Autor de los libros 'Una pastilla más para que pase el dolor' (Ponciano Arriaga, 2015), 'Monólogos de un niño inconforme' (Abismos, 2017), 'Guadalajara Caníbal' (Paraíso Perdido, 2018) y 'Cadáver' (Lázaro Ediciones, 2018).