Diana Ospina: «Me interesa lo que no es evidente»

A Diana Ospina le gustan las buenas historias contadas desde la literatura, el cine y la televisión. Por eso pasa días sumergida en libros deseando que nunca acaben y se siente triste cuando le encienden las luces del cine. 


Diana Ospina Obando (Colombia, 1974) es escritora, crítica y docente. Cursó estudios de literatura en la Universidad Javeriana y una Maestría en Letras Modernas en la Universidad Iberoamericana. Cuentos de su autoría han sido publicados en diversas revistas e incluidos en antologías como Señales de ruta (2008), El corazón habitado (2010) y Malos elementos. Relatos sobre la corrupción social (2012). Sitio web: www.elgatoquepesca.com

¿Qué puedes decirnos sobre la selección de cuentos que acabas de publicar, Interiores?

Son cuentos escritos en épocas diferentes de mi vida en los que se condensan muchos de los temas que me interesa explorar: el momento en que una vida bascula hacia un lado y cambia de rumbo; la irrupción de lo inesperado y la dificultad para establecer vínculos con otras personas. Creo que los cuatro cuentos dialogan bien entre sí, se complementan, y pertenecen, sin duda, a un universo similar.

¿Cuáles son tus fijaciones u obsesiones como narradora?

Quiero creer que han variado con el tiempo, aunque probablemente sea más exacto decir que solo han mutado, pero en el fondo siguen siendo las mismas. Me interesa, en esencia, todo lo que no es evidente en la superficie, lo que ocurre, si se puede decir, detrás de cámaras, en la intimidad, lejos de los reflectores en donde sonreímos y cumplimos nuestro rol cotidiano, allí, en ese lugar donde se guardan los miedos más profundos, los secretos y pulsiones que controlamos.

Sabemos que te apasiona el cine, ¿cómo influye en tu trabajo literario?

Me apasionan las historias en todas sus manifestaciones, me encanta que me las cuenten de diferentes maneras, me encanta dejarme hipnotizar por un relato y sus personajes quizás por eso, aunque son lenguajes diferentes, me gusta el cine, la literatura y la televisión que consigue producirme eso. He pasado días sumergida en un libro deseando que nunca se acabe, me he sentido triste cuando se encendieron las luces de un cine y ansiosa esperando meses para conocer la suerte de un personaje de una serie de televisión. Cuando escribo quisiera reproducir estas sensaciones en un potencial lector, en esencia deseo contar la historia que me gustaría ver o leer.

¿Cuál es tu apreciación de la literatura colombiana actual?

He intentado leer a muchos de los autores colombianos que publican en la actualidad. Algunas personas pueden tener la opinión errada de que son unos cuántos nombres pero la verdad es que son cada vez más y que es difícil leerlos a todos. Me gusta que hay una oferta muy variada y búsquedas muy distintas. Siento que a literatura se ha puesto “de moda”, algunas pruebas de esto podrían ser que el número de libros leídos al año por los colombianos subió; se inscriben muchos más que en mis épocas universitarias a estudiar literatura; la maestría en escrituras de la Universidad Nacional no deja de recibir gente que desea lanzarse en la escritura y ni hablar del auge de las editoriales independientes o de las librerías con interesantes propuestas culturales en Bogotá. Creo que hay una especie de ebullición que se traduce, como lo dije antes, en una producción de libros muy diversos y variados, no todo me gusta pero eso no es lo importante.

La literatura colombiana suele definirse a partir de la sombra de García Márquez, ¿te parece justo?

Creo que es una discusión que no tiene sentido. La literatura de García Márquez, esa magnífica literatura (es, sin duda, uno de mis autores favoritos), tiene un lugar inamovible pero no le veo sentido a que la gente espere que algo escrito en estas tierras se parezca a lo hecho por él. Seguramente los que vivieron y escribieron al tiempo que él alcanzó el reconocimiento se vieron opacados por su enorme figura pero mi caso o el de escritores más jóvenes es otro. Autores como el chileno Alberto Fuguet llevan desde los 90 señalando la necesidad de dejar de identificar la literatura de América latina con el realismo mágico. Es que no solo los colombianos hemos padecido ese estigma literario.

¿A qué autores colombianos, que hayas leído recientemente, recomendarías?

Esa es una buena pregunta y en realidad la contesto siempre con un depende porque me parece que la recomendación de un libro depende de quien la pide. ¿Qué le gusta leer? Y a partir de ahí direcciono la recomendación, justo acabo de terminar de leer Corea: apuntes desde la cuerda floja de Andrés Felipe Solano y lo disfruté enormemente. Me pareció una crónica preciosa, muy íntima, narrada de la manera justa y admiré su capacidad para dejarnos entrar como lectores a su intimidad, quizás es algo que se facilita al tener distancia con el país de origen, la familia y los amigos. Eso para hablar de mi última lectura pero también me gusta mucho lo que hace Tomás González (unos de sus libros mucho más que otros), Memoria por correspondencia de Emma Reyes, las cartas que escribió esta pintora colombiana narrando su particular y turbulenta infancia y adolescencia es precioso. Me conmovió enormemente Lo que no tiene nombre el libro de Piedad Bonnett que tiene como punto de partida el suicidio de su hijo y me gusta mucho el trabajo de su hermano, Mauricio Bonnett, su último libro Memorias de Adriano no ha obtenido aún el reconocimiento que merecería…y bueno, la lista podría seguir y seguir porque además me falta incluir a muchos amigos maravillosos que se han dedicado a la escritura y han recibido importantes reconocimientos gracias a su calidad literaria como Antonio Ungar, Ricardo Silva Romero, entre otros. Francamente la lista es larga y la elaboro a partir de los intereses de quien esté buscando una recomendación.

¿En qué trabajas actualmente?

Hace ya muchos años que soy profesora, me encanta la dinámica que genera el intercambio con los alumnos y cómo este te lleva a mantenerte leyendo, estudiando, para evitar que se anquilose lo que deseas comunicar. Intento darle espacio a mi labor literaria en medio de otras múltiples obligaciones. Me gusta escribir reseñas de libros y de cine, actividad que realizo con regularidad para diferentes medios, en mi página www.elgatoquepesca.com se pueden ver los diversos textos que he hecho. Hace unos meses empecé a trabajar en mi primera novela y voy avanzando.