Detrás de página. Luis Alejandro Ordoñez

BIOGRAFÍA

 

Luis Alejandro Ordóñez (1973) es venezolano nacido en Boston; desde que llegó a Estados Unidos en 2008, ha trabajado como editor, redactor de medios, corrector de estilo, traductor, profesor de español y librero. En la actualidad participa como mentor en el programa de Writers Mentorship de Latinx in Publishing (https://latinxinpublishing.com/). Vive en Miami.

 

BIBLIOGRAFÍA

 

2021: Si me muero, abre estos archivos (Novela, Suburbano Ediciones)

 

2020: The Last New York Times (Novela, Katakana Editores)

 

2018: El último New York Times (Novela, Suburbano Ediciones)

 

2015: Play (Relatos, Are Communis)

 

 

CUESTIONARIO

 

Háblame un poco de los últimos libros que has publicado o traducido.

 

Si me muero, abre estos archivos es una novela sobre escritores fantasmas, en el doble sentido de escritores que escriben el libro de otros y de escritores que aparecen y nos atormentan después de muertos. El último New York Times es la búsqueda del periódico de buenas noticias que el magnate John D. Rockefeller al parecer recibía durante sus últimos años de vida.

 

¿Qué blogs, revistas electrónicas u otros sitios en internet recomendarías para descubrir a autores noveles hispanohablantes? 

 

A punta de timeline y feeds se me ha vuelto difícil contestar esta pregunta. Por ejemplo, descubrí Panza de burro, de Andrea Abreu, porque comenzó a ser mencionada con frecuencia en mi timeline, pero no sé decir exactamente en cuáles cuentas se le mencionó. En la literatura en español en Estados Unidos se me hace más fácil porque sí ando atento a lugares específicos como la página #newlatinoboom, las revistas Nagari, El Beisman, contratiempo, Vice Versa, Literal, Wynwood Times y Suburbano, entre otras.

 

¿Cuáles son tus referentes en la literatura iberoamericana o latinoamericana? 

 

Más que autores, prefiero nombrar obras en específico. El Quijote, para mí en El Quijote está todo, incluso el futuro. Pierre Menard, autor del Quijote y El milagro secreto de Jorge Luis Borges, Los Detectives Salvajes y Nocturno de Chile, de Roberto Bolaño, Mr. Taylor y El eclipse, de Augusto Monterroso, El Bestiario de Dulce María Loynaz, Queremos tanto a Glenda, de Julio Cortázar, Bartleby y compañía y Dublinesca de Enrique Vila-Matas, Insólita ilusión, insólita certeza, de Lolita Bosch, La virgen de los sicarios, de Fernando Vallejo, El año de la muerte de Ricardo Reis y La caverna de José Saramago, Llegaron los hippies, de Manuel Abreu Adorno, La guaracha del Macho Camacho, de Luis Rafael Sánchez, Golpes a mi puerta, de Juan Carlos Gené, El blues de la cabra mocha, de Mariano Nava, Cubagua, de Enrique Bernardo Núñez, La mano junto al muro, de Guillermo Meneses; más recientes pero que ya sé que estarán presentes de ahora en adelante: La respiración cavernaria, de Samantha Schweblin y Temporada de Huracanes, de Fernanda Melchor.  

 

¿Qué otras autoras y/o autores han tenido influencia en tu obra? 

 

 

Memorias de Adriano y Cuentos orientales, de Marguerite Yourcenar, El amante y Destruir, dice, de Marguerite Duras, Nieve, Me llamo Rojo y El libro negro, de Orhan Pamuk, El libro de la risa y el olvido, de Milan Kundera, Teoría de las nubes, de Stéphane Audeguy, Las ciudades invisibles, de Italo Calvino, Mendelssohn en el tejado, de Jiri Weil, Mi filosofía de A a B y de B a A, de Andy Warhol, Epileptic, de David B., El cuento de navidad de Auggie Wren, de Paul Auster, la versión novela gráfica de Ciudad de cristal, de Paul Auster, Esperando a Godot, de Samuel Beckett, Boris Godunov, de Alejandro Pushkin, Twelve Angry Men, de Reginald Rose, Las olas, de Virginia Woolf, El extranjero, de Paul Auster, y también más recientes pero uno lo sabe, La vegetariana, de Han Kang, y The Memory Police, de Yoko Ogawa.

 

¿Qué nuevas escritoras y/o nuevos escritores hispanohablantes recomendarías?

 

No sé si todavía califican como nuevas, al menos las descubrí recientemente y creo que más gente debería estarlas leyendo: María Gainza con El nervio óptico, Brenda Navarro con Casas Vacías y Dolores Reyes con Cometierra.

 

 

¿Qué autora y/o autora está subvalorado en tu país de origen?

 

Durante mucho tiempo ha sido común la idea de que la literatura venezolana en general está subvalorada. Cualquier nombre que mencione es muy probable que merezca ser más conocido. Y por decir alguien se me ocurre Hanni Ossott, una grandísima poeta que debería ser más leída.

 

¿Y ahora qué autora o autor está totalmente sobrevalorado en tu país de origen?

 

En la misma idea, si están sobrevalorados bienvenidos sean, lo que hace falta es más sobrevaloración.

 

¿Cuál ha sido tu peor (¿o mejor?) borrachera en una feria del libro? 

 

Para mí eso es lo mismo que pasarse de tragos en la fiesta de navidad de la oficina, es mejor no cruzar esa línea.

 

¿Qué serías si no fueras escritor o escritora?

 

Como Miguelito, sería especialista.

 

¿Qué viene luego de Borges en tu biblioteca?

 

El único libro de Borges que me ha acompañado en todas mis mudanzas es Siete noches, que por cuestiones del primer embalaje suele ir de las cajas a los estantes y viceversa entre Nieve, de Pamuk, y Los Detectives Salvajes, de Bolaño en la edición de Monte Ávila, y así están ubicados en este momento.

 

¿En qué estás trabajando ahora?

 

He estado trabajando mucho sobre el tema de la creatividad, quizás de ahí salga un ensayo, también en el concepto de distancia moral, sobre cómo nuestros juicios de valor suelen volverse más tajantes mientras más alejados estemos de la situación que valoramos, no sé qué pueda salir de eso. En cosas más concretas, ya tengo una novela lista haciendo sus rondas editoriales y estoy trabajando en un cuento largo y una novela corta sobre la disonancia entre la percepción de otros y la que tenemos sobre nosotros mismos.

 

¿Cuál va a ser tu próxima lectura?

 

Mi próxima lectura suele estar condicionada por lo que se libere en la lista de espera de la biblioteca. En estos momentos estoy a la espera de Volver la vista atrás, de Juan Gabriel Vásquez, The Plot, de Jean Hanff Korelitz y El tercer país, de Karina Sainz Borgo. Más allá de esa planificación externa no suelo ser muy metódico en mis próximas lecturas.

 

 

Relacionadas