En agosto de 2017 publiqué en El BeiSMan un ensayo fundacional sobre lo que hoy llamo New Latino Boom. Ese fue el primer artículo que redacté luego de haberle dado un nombre al movimiento literario que he estado observando y documentando desde principios de esta década. Comencé a notar cierta tendencia hacia la apertura de editoriales independientes dedicadas a publicar textos escritos en español dentro de Estados Unidos. Los autores, en su mayoría inmigrantes, prefieren el español como lengua principal para escribir. Se empezó a crear un nicho. El público comenzó a responder. La presencia en los medios se inició. Y el uso de las redes sociales para difundir las obras y para acercarse a los lectores se intensificó.

Después de varios años de observación, de algunas conferencias y un ensayo en donde comenzaba a discutir este fenómeno, le di un nombre. En junio de 2017 lo hice públicamente a través de mi cuenta de Twitter y creé la etiqueta #NewLatinoBoom. Lo hice de esta forma porque las redes sociales, las etiquetas, los selfies grupales, los videos live, son cruciales para los autores, las editoriales y demás agentes que intervienen en el New Latino Boom. El hashtag es intrínseco al nombre y al concepto. Sin la difusión de la producción literaria en español en las diferentes redes sociales, no habría New Latino Boom, o quizás sería otro movimiento. Los comentarios hechos en las redes sociales y hasta los tuits pueden convertirse en manifiestos.

Pero a todas estas, ¿qué es el New Latino Boom?

Es el movimiento, tendencia, explosión de literatura escrita y publicada en español en Estados Unidos durante las dos primeras décadas del siglo XXI. Sin embargo, por como veo las cosas, este boom seguirá en la tercera. El punto es que el New Latino Boom no solo involucra escritores y editoriales. Este fenómeno no solo se está dando por la acción de un grupo de autores que escriben y por la acción de algunas editoriales que los publican. El New Latino Boom se define y se edifica porque cada entidad, cada actor, está promoviendo la literatura en español en Estados Unidos a todo nivel. Las editoriales no están trabajando aisladamente. A propósito o no, diría yo de forma orgánica, se está dando una conexión entre las editoriales y escritores con librerías, centros culturales y universidades. Por ello podemos ver diversas antologías, encuentros, lecturas y charlas, talleres literarios, y más recientemente conferencias y artículos o ensayos. Se involucra la prensa y se hace uso de redes sociales. Todo eso, en conjunto, hace posible el New Latino Boom.

Las ciudades que resaltan por la cantidad de escritores, editoriales y eventos que incluyen son Miami, Nueva York y Chicago. No obstante, en los últimos años se destaca además una especie de comunicación o colaboración entre ellas. Para que tengan una visión de dicha colaboración les presento algunos ejemplos: en Miami está Suburbano Ediciones. Bajo este sello, Pedro Medina León y Hernán Vera Álvarez han editado una gran cantidad de ebooks y más recientemente obras en papel incluyendo dos antologías que contribuyen a la definición de lo que significa la ciudad de Miami. Medina León por su parte ha publicado dos novelas (Varsovia, 2017 y Marginal, 2018) con Sudaquia Editores, sello que se encuentra en Nueva York y que es dirigido por Asdrúbal Hernández. La presentación de su última novela, Marginal, se dio el pasado mes de marzo en Nueva York en la librería McNally Jackson, cuyos eventos en español son organizados por Javier Molea. Justo antes de este evento, se encontraba Keila Vall de la Ville dirigiendo su Jamming Poético que trasladó de Caracas a la Gran Manzana. En este Jamming Poético participó Raquel Abend van Dalen quien junto a Keila fue antologada por Fernando Olszanski en la colección Ni Bárbaras Ni Malinches (2018), en la cual yo misma soy una autora. Olszanski vive en Chicago y desde allí dirige la editorial Ars Communis, la cual tiene en su haber varias antologías, novelas y libros de cuentos. En las últimas semanas, Olszanski fue a Nueva York para presentar Ni Bárbaras Ni Malinches y entre el público estaba Mariza Bafile, directora de la revista ViceVersa, cuyo libro Memorias de la inconformidad (2017) fue publicado por Sudaquia Editores. Asimismo, Suburbano también apoyó la presentación de Ni Bárbaras Ni Malinches ofreciendo una velada dirigida por Vera en la librería Altamira Libros ubicada en Coral Gables. Muchos eventos de este tipo son apoyados por la Miami Book Fair International además del Miami Dade College. A su vez desde el barrio Pilsen en Chicago trabaja Franky Piña, en compañía de Raúl Dorantes y Carolina Herrera con El BeiSMan, revista y editorial especializada en la voz en español local. En Chicago también está Contratiempo, revista y agente cultural de larga trayectoria. Chatos Inhumanos y Los Bárbaros están en Nueva York, La pereza y Nagari en Miami, además de otros actores que se encuentran fuera de estas tres ciudades pero que están en contacto permanente produciendo, editando, escribiendo. Por ejemplo, encontramos a Melanie Márquez Adams en las montañas de Tennessee (y pronto en Iowa), José Castro Urioste en Indiana, yo misma en Massachusetts, el Festival del Libro Hispano en Virginia en el que participaron, entre muchos otros escritores, Carolina Herrera y Fernando Olszanski, y demás actores que trabajan de la mano para seguir dándole una plataforma a este movimiento. Esta nota no sería una nota si nombro a todos los escritores que son parte del New Latino Boom. Son muchos los nombres que puedo incluir. Son muchos los eventos que puedo mencionar. Indiscutiblemente son muchos los libros que puedo reseñar.

En este momento, dentro del ambiente político en el que se encuentra Estados Unidos y por el ataque frontal dirigido a todo aquello que no sea mayoritario, ratifico la trascendencia que supone documentar la magnitud y envergadura del uso del idioma español como emblema de un movimiento literario único y propio de los Estados Unidos. Al encontrarnos en un momento histórico en el que las expresiones no mayoritarias son vistas como una amenaza, resulta imperioso hacer un registro de este fenómeno cultural tomando en cuenta el idioma español y su presencia como forma de resistencia.

El #NewLatinoBoom está pasando ante nuestros ojos en este momento y tenemos la dicha de seguirlo, luchar a través de este y disfrutar además de una producción artística de calidad, diversa y dinámica. Los invito a seguir el movimiento, a usar la etiqueta, a contactar a los autores, editores, compiladores y libreros que participan y que no descansan. ¡El #NewLatinoBoom no para!

© 2018, Naida Saavedra. All rights reserved.

Compartir
Artículo anterior#InstaPicDeSuburbano: Shadows
Artículo siguiente#Ráfagas: Guayacanes
Naida Saavedra (Venezuela, 1979) obtuvo con Vos no viste que no lloré por vos el premio Historias de Barrio Adentro 2009 de la editorial El Perro y la Rana. Su cuento “Vestier” ganó el premio Victoria Urbano de Narrativa 2010 de la Asociación Internacional de Literatura Femenina Hispánica. En 2013 fueron publicados Hábitat, Última inocencia y En esta tierra maldita y en 2015 su primer libro de cuentos, Vestier y otras miserias. Saavedra posee un Ph.D. en Literatura Latinoamericana de la Florida State University y sus investigaciones abordan la literatura caribeña contemporánea y la [email protected] Literature, centrándose en los temas del desarraigo y la posmodernidad. Actualmente reside en Estados Unidos, donde es investigadora y docente de la Worcester State University.