Comet

A veces quisiera que existieran los llamados “mundos paralelos” y que pudiera escoger de las mil una posibilidades que cada mundo encierra. Mundos en donde “los hubiera” estén finamente representados, que realmente existieran. Mundos en donde las decisiones no tomadas, los errores cometidos y las oportunidades perdidas tuvieran su oportunidad en cada uno de esos mundos. Mundos paralelos que te remitieran al mismo instante en que lo echaste a perder para retomar, al fin, tus pasos y encaminarte al lugar en el que debes de estar, en el que siempre debiste pertenecer.

Dell (Justin Long) desea con ansias que exista un mundo paralelo en el que él y Kimberly (Emmy Rossum) estén juntos. Una segunda oportunidad con ella. Sin embargo, para él todas las relaciones amorosas son narcisistas por naturaleza, cada uno busca que una persona lo ame tanto o más que uno mismo se ama. El ama a quien lo ama y es por eso que ama a Kimberly. Sin embargo, en este mundo Kimberly lo dejó de amar, de a pocos, bajo pequeñas señales y porque se dio cuenta que se había enamorado de un narcisista, incapaz de amarla bajo sus términos, incapaz de hacerla feliz.

Los mundos paralelos solo existen para aquellos que creemos que podemos controlarlo todo, que si las condiciones externas lo permitieran habríamos deshecho lo cometido y lo hubiéramos vuelto a construir, todo bajo nuestras condiciones, de una manera perfecta, acorde con lo que debe de ser. Si tan solo las condiciones se dieran para crear esos mundos paralelos, si tan solo pudiéramos recrear ese momento icónico y volver a experimentar de una manera perfecta, quizás sublime, tal vez otra hubiera sido nuestra historia. Sin embargo, así como Dell, no se trata de errores, de recrear o forzar escenas ya vividas, no se trata de mundos paralelos, se trata de lecciones, de la continuidad de la vida, porque a veces las oportunidades sí se pierden, la gente pasa, los amores se mueren y todo eso te hace o te fuerza a cambiar tal vez para mejor o tal vez para peor.

Lo que sucede con Dell es que él así como todos los narcisistas, creemos que los que tienen que cambiar son los otros, el mundo tiene que cambiar, la gente tiene que cambiar y es por eso la necesidad de mundos paralelos. Nos es difícil de aprender las lecciones de la vida y sobretodo nos es difícil voltear la página.

La mejor escena con un cover de Bon Iver de la canción “Love More” original de Sharon Van Etten.

httpv://www.youtube.com/watch?v=9zeL70cVoZI

© 2015, Jessica Mercado. All rights reserved.

Compartir
Artículo anteriorMarta Sanz: “los fantasmas nunca son sobrenaturales”
Artículo siguienteNORTE, SUR, ESTE, O… ÉSTE

Nació en Lima. Periodista y Abogada.  Descubrió el periodismo y lo convirtió en un amor inconstante. Estudió Derecho en la Universidad Católica del Perú y  un Master en Periodismo en la Universidad Carlos III de Madrid. Conduce y produce un programa de radio web de música beatlera en Beatlesperu.com. Ha escrito reseñas de libros y entrevistas para revistas digitales y diarios de México y España. Tiene un blog sobre sus tres personalidades jeccajessjessica.blogspot.com y un blog sobre música y cine desoundtracksypelis.com. Le   gusta viajar, las tazas de café, lo días lluviosos y las buenas conversas.

Twitter: @jessmercadom