CANINO: UNA SÁTIRA SOBRE LA REPRESIÓN

canino

Poca difusión tiene el cine griego en general. Y es una pena. Muchas buenas películas pasan desapercibidas. Escondidas en algún recuerdo de un espectador o en la ignorancia de aquel otro que no conoció de su existencia.

Por eso, siempre intento dar a conocer películas independientes, de bajo presupuesto o que han tenido muy poca publicidad (en algunos casos nula).

Conocí esta película gracias al Festival de Cine Fantástico SYFY que se organiza cada año en el mes de marzo en Madrid.

“Canino” (Kynodontas-Dogtooth-) es el segundo largometraje del director griego Giorgos Lanthimos. El primero fue “Kinetta”, una película experimental que trata sobre una serie de asesinatos ocurridos en un pequeño pueblo de Grecia.

Lo impactante de “Canino”son los personajes perturbados encabezados por un matrimonio que tiene a sus tres hijos (ya adultos) encerrados en su casa bajo engaño.

No les dejan recibir ninguna información sobre el mundo exterior. No tienen teléfono, ni televisión, ni ninguna etiqueta en los alimentos o en los productos que se consumen en la casa.

No saben lo que es un gato o porqué de vez en cuando ven máquinas voladoras en el cielo.

Aislados en una casa que está protegida de cualquier información externa, tres hermanos conviven inocentes y sin desarrollar ningún tipo de inteligencia, Además, tendrán que afrontar sus necesidades sexuales y su interés por saber más y más a medida que pasa el tiempo.

El único contacto con el exterior que los hermanos parecen tener es una prostituta contratada por los padres para que satisfaga a su hijo.

Mediante una rutina diaria y grabaciones realizadas por los padres para enseñarles todo aquello que sus progenitores se inventan, no podrán salir jamás de su casa a no ser que se les caiga un canino de la boca.

Aviso de antemano que no es una película para cualquier espectador. Pero la crudeza con la que está contada, a su vez la hace atractiva.

La personalidad oscura de los progenitores, unida a su afán inmoral por no conceder libertad a sus hijos en contraposición con el “querer saber”innato del ser humano, llevará a los padres a ser, si cabe, más severos.

Quizá, nos haga ver, sobre todo por el final, que las represiones y la nulidad del libre albedrío siempre consiguen un estado de rebeldía y revolución en el ser humano.

Puntuación: 7 sobre 10

Lo mejor: las actuaciones