Bronson o cómo ser Tom Hardy

 

bronsonQuizá conozcan al director danés Nicolas Winding Refn por su ópera prima “Pusher” (a la que después siguieron otras dos) que realizó en el año 1996. Si no es el caso, seguro que les suena por la película “Driver” que protagonizó Ryan Gosling en el año 2011 la cual ya se ha convertido en película de culto e hizo ganador al director de la Palma de Oro en el Festival de Cannes el mismo año.

Recomendaré esta película aunque sea por el elenco de actores que en ella aparecen. A Gosling le acompañan Carey Mulligan y el Señor Bryan Cranston. No digo más.

Antes de que fuera mundialmente conocido por “Drive”, tres años antes, Nicolas Winding Refn dirigió y escribió el guión del largometraje “Bronson” basado en la vida de un preso ultra violento llamado Michael Peterson pero apodado por su mánager como el actor norteamericano puesto que le daba un aire más impositivo.

Violenta, impactante, entretenida, quizá algo parecida en la fotografía, el montaje y en el uso de música clásica en las escenas de violencia a la A clockwork orange de Stanley Kubrick  pero sobre todo muy bien interpretada por el actor Tom Hardy (The Dark Knight Rises, Warrior, Inception, RocknRolla) porque en esta película el actor se desgañita para realizar el personaje: canta, baila, se desnuda, hace de mimo, pinta, se pelea, llora, hace pantomima…Pero lo destacable es que cada una de estas facetas mencionadas las realiza con nota.

¿Qué más podía hacer el actor en esta película y que hiciera igual de bien? Creo que poca cosa más.

Ya saben, si quieren ser Tom Hardy tienen saber hacer todas estas cosas a la vez.

En el largometraje se asiste por fin a un papel protagonista del actor que le deja lucirse como tal. Si no le van las historias de violencia, creo que deberían hacer de tripas corazón y verla solamente por contemplar la mirada asesina e iracunda de Tom Hardy.

Bronson, cuenta su historia en un teatro con público, ironizando sobre su vida y contando cada episodio para que los espectadores disfruten. Tal y como se hizo con él en su día convirtiéndose en un personaje muy famoso en Reino Unido, nada loable si tenemos en cuenta que Bronson (o Michael Peterson) se dedicaba a matar personas, pero cuya historia le llevó a convertirse en un mito paradójicamente. Otro tanto más, para replantearse la sociedad actual.

Bronson ya apuntaba maneras en el colegio, donde se metía en peleas constantemente, pero su violencia fue creciendo y tras varios robos le metieron en la cárcel, donde empezarían sus idas y venidas por todas las penitenciarías del Reino Unido. Bronson resultaba ser muy violento y nadie quería tenerle entre sus paredes, además de todo el dineral que le costaba al Estado.

Le película muestra de manera sincera el comportamiento de una persona sin miramientos para ejercer la violencia, pero también deja claro que los gobiernos se lavan las manos ante determinadas situaciones.  Es el pez que se muerde la cola.