Bone Tomahawk: western not dead

En el año 2015 el director S. Craig Zahler reunió a un reparto conocido para hacer su Opera Prima: «Bone Tomakawk» que incluía a actores como Kurt Russel, Matthew Fox, Richard Jenkins y David Arquette, entre otros.

La ceremonia de los Premios Independent Spirit, que se lleva celebrando más de treinta años en Estados Unidos, la nominó al Mejor Guión y al Mejor Actor Secundario (Richard Jenkins) en el año de su debut.

A pesar de haber sido un film que pasó desapercibido en el momento de su estreno, Zahler supo aunar de manera eficiente el género de terror con el western atípico.

Nos encontramos en el siglo XIX, en un pueblo ficticio llamado Bright Hope. Un forastero llega a la villa huyendo de una tribu de caníbales que ha matado a su compañero cuando, por descuido, ambos llegan a la guarida indígena. El sheriff del pueblo (Kurt Russell), al creerle sospechoso de algún delito, lo dispara y lo encarcela. Pero esa misma noche, la tribu de antropófagos lo secuestra junto con Samantha la doctora del pueblo.

El sheriff, su ayudante Chicory (Jenkins), el marido de la doctora y un pueblerino elegante y coqueto interpretado por Matthew Fox, emprenderán un viaje por el desierto para rescatar a los dos rehenes.

Durante la travesía, conoceremos las relaciones interpersonales entre los personajes así como las dispares personalidades  de los mismos: dos ex amigos que querían a una misma mujer, un ayudante vilipendiado y un sheriff entregado a su causa de hacer justicia. Cinco paisanos, de diversa naturaleza que tendrán que combinar sus fuerzas para vencer a una tribu que nada tiene que ver con los apaches del western tradicional.

Si bien no es una película histórica sobre el Viejo Oeste americano y el proceso de colonización, si es un buen aporte al género sin entrar en comparaciones con las películas de John Ford, Sergio Leone o Howard Hawks.

Una road movie por momentos, que mezcla de forma libre y valiente varios géneros sin que parezca estridente en el espectador a pesar de que algunas veces puedan visionarse escenas gore que no resultan gratuitas.

Este film de inevitable comparación con otro western moderno como es “Django desencadenado” de Tarantino, se halla alejado totalmente de los convencionalismos del género que trata y quizá por ello sea una gran candidata a convertirse en una película distanciada de la cultura popular.

Galardonada con el Premio al Mejor Director a su paso por el Festival de Sitges, “Bone Tomahawk” es de merecido visionado para todo aquel amante del cine del viejo oeste y de acercamiento muy atractivo para aquellos otros que no tienen muy manido el cine de western.

Lo mejor: la mezcla de géneros tan bien llevada

Lo peor: que no haya tenido más difusión   Puntuación: 8 sobre 10