Bagdad Tropical: primera entrega

Un ambicioso proyecto urbanístico miamense fracasó y hoy, en su lugar, se encuentra una de las ciudades más pobres y violentas de Estados Unidos.


Buena parte de los titulares de las noticias tienen como escenario a la ciudad de Opa Locka: el asesinato de un cajero de Seven Eleven, violencia doméstica, asaltos a mano armada en ATM… No pocas veces las estadísticas de cierre de año han indicado que su índice de criminalidad es el más alto de todo el país y, si consideramos que se encuentra al borde de la bancarrota, el panorama es desalentador.

El ferrocarril de Flagler ubicó al sur de la Florida en el mapa de Estados Unidos en 1912. Hasta entonces, solo territorios del norte, como Gainsville, St. Augustine, Jacksonville y Tampa, eran los referentes. Con este surgimiento, años más tarde, en 1925, llegó el primer gran boom inmobiliario que convirtió a Miami en un foco interesante para inversionistas, como Glenn Curtiss, George Merrick y James Bright. Ellos impulsaron el desarrollo de las ciudades Coral Gables, Hialeah y Country Club Estates (hoy Miami Springs).