Autopublicación: ser o no ser.

Cuando este texto se publique, habrá pasado un mes desde la realización de Kosmopolis 15, la fiesta de la literatura amplificada, realizada en el Centro de Cultura Contemporánea de la ciudad de Barcelona.

Como siempre, contó con grandes nombres como Jon Lee Anderson, Martín Caparrós, Alberto Manguel, entre otros. Además, desde hace cinco años cuentan con el Bookcamp, un espacio de conferencias dedicado a la transformación del mundo editorial y a la innovación en tecnologías de lectura.

Dentro de las diferentes charlas que se llevaron a cabo, llamó la atención la dedicada al mundo de la autopublicación. Una forma de edición que se ha desarrollado de forma vertiginosa en los últimos años debido a diversas circunstancias, pero donde destacan dos primordialmente: por un lado, en los últimos años y ante la crisis económica permanente en la que viven las editoriales (casi todas ahora sumergidas en grandes conglomerados empresariales) apuestan a lo seguro, por autores conocidos y reconocidos; por otro, las nuevas tecnología han facilitado la posibilidad de publicar de una manera sencilla y económica a cualquier persona que lo desea. La gran mayoría de autores autopublicados lo hacen en formato digital.

autopublicacion

Pero la autopublicación es un dilema. Antes de juzgar a un autor independiente o a una obra autopublicada, habría que pensarlo dos veces. Sin embargo, de entrada, el gran público lector, ese que acostumbra a comprar en librerías, suele desconocer estas obras e incluso desconfía de la calidad de las mismas. Durante la charla este fue un tema que sacó chispas y que levantó ampollas entre los autores presentes.

Tanto Daniel Jeréz Torns y Benjamín Recacha, aseguraron que en un primer momento intentaron publicar a través de una editorial, pero ante las constantes negativas, decidieron sacar adelante su proyecto de manera independiente. “Además, el autor es el menos beneficiado en la cadena del libro”, señaló Recacha. Ambos están convencidos de que sus obras cuentan con la misma o más calidad que muchas otras lanzadas por editoriales. Y quizá ésta sea la principal característica de los autores autopublicados: la seguridad que tienen en su obra.

No obstante, reconocen que en el mundo de la autopublicación existe una competencia feroz. En Amazon se publican centenares de obras al día. Por lo que se debe invertir mucho tiempo en la difusión.

Los detractores, por su parte, algunos presentes durante la charla, afirman que, si hay obras pésimamente editadas en las librerías, textos que supuestamente han pasado por una estricta corrección y edición, de los libros autopublicados no se puede esperar mucho.

Los autores se defienden. Aseguran que suelen invertir en correctores para ofrecer un buen producto. Además, actualmente existen otras formas de autopublicación, más allá de sólo subir el libro a Amazon. Un ejemplo es Llibres a Mida, una compañía dedicada a dar servicio a autores autopublicados a través de la coordinación de todo el proceso editorial: la definición del libro, la selección de autores, fotógrafos e ilustradores, el diseño gráfico, la maquetación, la corrección y traducción, la edición, la impresión, la encuadernación y el manipulado final.

“El resultado de nuestra tarea son libros únicos que hemos elaborado a partir de proyectos propios o por encargo”, dice en su página web.

Algunos podrían decir que se trata de una editorial independiente. Sin embargo, a diferencia de las editoriales convencionales, es siempre el autor el que tiene el control sobre su obra. Además, la labor de Llibres a Mida no podría realizarse sin los lectores, pues la financiación se consigue a través de micromecenazgos que se consiguen a través de su propia plataforma de crowdfunding.

La autopublicación es un fenómeno que, en lengua española, todavía tiene mucho camino por recorrer para empezar a dar algún nombre u obra que transforme la forma en que lo observamos. En el mundo anglosajón ya ha sucedido: autores publicados que son fichados por editoriales. Sin embargo, todo tiene sus matices, las editoriales no basan del todo su decisión por la calidad, sino por la cantidad de libros que han vendido en las plataformas electrónicas, como Amazon. Además, suelen ser obras para un nicho específico, como novelas erótico-románticas o de aventuras.

Habrá que estar atentos al futuro de la autopublicación, pues sólo el tiempo dirá cuál será su influencia real en el universo editorial y literario.

Seguiremos informando.

suburbano-podcast

Relacionadas