“De música ligera” es el segundo sencillo del quinto álbum de estudio de Soda Stereo, grupo insignia del rock en español. Es uno de los temas más conocidos, populares y emblemáticos del género, no solo en Argentina, sino a nivel continental, incluso llegado a ser considerado por críticos y público como un himno, y que además sirvió de cierre en El último concierto, en 1997, cuando la banda se separó después de 15 años de carrera.

Si bien estos datos son harto conocidos, es interesante ver cómo una canción tan corta (solo ocho versos) y que además su letra se puede leer como una crítica a la cultura de masas, logra hacerse un espacio justamente en las masas, constituyendo como todo un referente dentro de la industria cultural de rock en español.

Argentina y el rock en español.

Argentina tiene la peculiaridad de haber sido el primer país latinoamericano donde la experimentación musical a partir de los sonidos del rock y rock and roll permitió la formación de una producción musical con identidad propia, que recibió el nombre de rock nacional; un rock identificado en el país por su marginalidad.

Según el investigador Claudio Díaz, las características que dieron al rock nacional su fisonomía en su momento fundacional y generaron las condiciones de su marginalidad fueron, por una parte la conformación de una estética de ruptura con los moldes de la canción masiva sujeta a pautas industriales y, por otra, una actitud de enfrentamiento generacional con ciertas reglas e instituciones sociales. Esto habría generado una identidad colectiva que situaba a los rockeros al margen de la industria discográfica y de la praxis política, llevándolos a asumir una postura anárquica, anticonstitucional y antidogmática (2005).

Soda Stereo nace en 1982, en plena Guerra de las Malvinas, y en una etapa ya de cierre de la última dictadura argentina, que fue desde el 24 de marzo de 1976 hasta el 10 de diciembre de 1983. Si bien la constitución del grupo se da ya casi terminando ese periodo de lucha y resistencia del rock nacional contra las fuerzas dictatoriales, sus letras no dejaron de tener ( desde sus inicios hasta por lo menos Canción animal – quinto álbum de la banda, que incluye la canción “De música ligera”, objeto de estudio de este artículo) una postura de cierta trasgresión contra la ley y de cierto rechazo a antivalores encarnados en la ciudad: deshumanización, (“Sobredosis de tv”, “Nada personal”); soledad (“Nada personal”); rutina e hipocresía (“Día común”, “Doble vida”); banalidad (“Dietético”, “¿Por qué no puedo ser del Jet -Set?”), lucha por el poder (“Lo que sangra”, “La cúpula”). Es decir, posiciones de protesta contra la industria, el sistema y la fuerza mediática que mueve masas.

Soda Stereo hasta Canción Animal y “De música ligera”.

Soda Stereo, también, como otras bandas insignias del rock nacional, comenzó en los espacios Underground de Buenos Aires haciéndose conocer junto a otras bandas emergentes como Sumo, Los Twist, Los Encargados de Daniel Melero, etc., instalándose como banda estable en el tradicional y deteriorado cabaret Marabú, ubicado en Maipú 359 (Enciclopedia del Rock argentino, 1996).

Sin embargo, y abierta a la promoción mediática, las canciones de la banda comienzan a ser difundidas por estaciones de radio. Según informaciones de la Enciclopedia del Rock argentino, en el programa radial 9PM, del Radio de la Plata, empezaron a colocar temas como “¿Por qué no puedo ser del Jet-Set?”, “Dietético”, y “Te hacen faltas vitaminas”.

Desde entonces, el grupo fue ganado espacio y reconocimiento en el campo del rock nacional. Participaron en diferentes festivales, que fueron dando a conocer a la banda (Festival Rock in Bali de Mar del Plata y Festival Chateu Rock, ambos en el año 85), y después de su segundo álbum Nada personal, editado en octubre de 1985, la agrupación tiene su primera presentación en un lugar de ritual del rock argentino, el estadio de Obras Sanitarias, de Buenos Aires, donde realizaron cuatro históricas funciones a lleno total. De ahí en adelante Soda Stereo se consolida como una agrupación de masas (ganará discos de oro y de platino). En junio de 1986, graban su segundo video-clip con el tema

“Cuando pase el temblor”.

Luego, entre 1986 y 1989, se da la conquista de América. La banda se presenta en Colombia, Perú, Chile, y otros países de América Latina, y en todos ellos acapara grandes éxitos. Lanzan en 1986 el tercer álbum, Signos, y en 1988, el cuarto Doble vida; ambos obtienen total reconocimiento y respaldo del público del rock en español. Finalmente en 1990, Soda Stereo llegó a la consagración total con su quinto álbum Canción animal, en el que se encuentra “De música ligera”, canción que se volvió una de sus mayores referencias.

“De música ligera”: un suceso de masas

Señala Néstor García Canclini en su libro Culturas hibridas. Estrategias para entrar y salir de la modernidad, que hasta las vanguardias son sometidas a las formas más frívolas de la ritualidad. Los vernissages, las entregas de premios y las consagraciones académicas (1990). Lo anterior aplica para Soda Stereo y para su canción “De música ligera”, porque aunque en sus orígenes esta agrupación evitaba el establishment, las distinciones y la estandarización de la industria cultural, poco a poco fue haciendo parte de esa misma industria. Para el caso de “De música ligera” se da un hecho interesante, pues si bien la letra se puede leer como una crítica a las obras hechas para las masas, paradójicamente entró en esa estandarización. La canción ocupa puestos privilegiados en diferentes rankings como una canción relevante y exitosa comercialmente del rock nacional.

El álbum Canción animal, del cual hace parte “De música ligera”, figura en el listado de los 250 álbumes esenciales del rock iberoamericano, de la revista norteamericana Al borde. Además, también aparece como el noveno mejor álbum de la historia del rock nacional argentino en la lista hecha por la revista Rolling Stone. Es decir, este fue legitimado por la industria musical y sus consagraciones.

De la canción vale decir que su ritmo tiene un parecido con “Michelle”, canción del grupo holandés Clan Of Xymox. Al escuchar ambas canciones encontramos un indudable parecido en la instrumentación.

La letra, aunque es bastante corta, maneja un lenguaje ambiguo y lleno de posibles interpretaciones.

Ella durmió al calor de las masas
Y yo desperté queriendo soñarla
algún tiempo atrás pensé en escribirle
que nunca sorteé las trampas del amor

De aquel amor de música ligera
nada nos libra, nada más queda

No le enviaré cenizas de rosas
ni pienso evitar un roce secreto

De aquel amor de música ligera
nada nos libra, nada más queda.

Ahora bien, la “música ligera” es un concepto que fue estudiado en el mundo teórico. Theodor Adorno considera que “la música ligera apela y refuerza los estados psicológicos de distracción, y ella misma no es ya escuchada como lenguaje” (Gómez, 1998). El investigador alemán también señala que esta se define por su estandarización: su prototipo es la canción de moda (Adorno, 2009). Y con relación a la injerencia que tienen los medios de comunicación como constructor de masas, expone lo siguiente sobre la canción de moda:

El oyente que conserva una canción de moda y la reconoce de nuevo se convierte, en un ámbito imaginario pero de pleno contenido psicológico, en el sujeto para el cual habla la canción de moda de manera ideal. Como uno de los muchos que se identifican con dicho sujeto ficticio, con el Yo musical, siente de inmediato atenuando su aislamiento y se siente integrado a la comunidad de los fans. Quien silba para sí una canción, se inclina ante un ritual de socialización. (Adorno, 2009; 206).

Entonces es claro que la estandarización y sencillez son características básicas de la música ligera. Vale preguntarse, teniendo en cuenta lo anterior: ¿Cuántos fans no silban y tatarean aún hoy “De música ligera”?

Bueno… ¿Y qué relación tiene esto con la canción como tal que se convirtió en un éxito del rock en español? ¿Sabía Gustavo Cerati (compositor de la canción y líder de la banda) sobre este concepto que estudia lo ligero en el contexto musical?

Respecto a esto, el cantautor, en una entrevista registrada en el portal Rock.com.ar, dijo lo siguiente:

Mis padres tenían una caja de discos que se llamaba ¡Clásicos ligeros de todos los tiempos! donde había música de películas, obras clásicas y de todo, mezclando Mozart con Ennio Morricone. Esas palabras me habían pegado mucho y a mí me quedó sonando siempre la frase de “clásicos ligeros”. ¡Todo el tiempo vuelvo a lo que hacía cuando era chico! Es un momento en el que salieron muchísimas cosas: ideas musicales, yeites con la guitarra y cosas que ahora no se me ocurriría hacerlas. Por otro lado, había participado en el disco Conga, de Daniel Melero, tocando en un tema que se llamaba “Música lenta” que decía: “serán los efectos de la música lenta”. Y fue como una especie de respuesta velada, porque me impulsaron esa misma canción y los efectos de la música lenta. Después me acordé de los clásicos ligeros y de la música ligera, y empecé a escribir sobre lo que significaba un poco la idea del pop. Por un lado, no podés zafar de ello y siempre está bueno escuchar una canción así, donde no tenés ni qué pensar, porque simplemente está y te arrasa.

A partir de lo anterior, podemos concluir que Cerati se proponía la creación de una canción justamente “ligera”. A decir por sus éxitos multitudinarios la canción logró el objetivo de su autor. Pero esta también logra en su reducida letra dejar latente la paradoja del éxito musical, ¿pues quién nos puede librar cuando sale un hit del momento de tatarear su estribillo y hasta de aprendernos el coro, por más que despotriquemos de esa música y su simplismo? ¿Quién?, si “nada nos libra, nada más queda”. Y a veces sucede que esa música trasciende y se vuelve un clásico, y es interpretada por muchas otras voces y adaptada a otros géneros musicales. Esto de alguna manera también lo sabía Cerati, cuando en aquella entrevista antes citada, dijo: “Entre nosotros sentíamos y sabíamos que ese tema iba a reventar. A veces sentís eso. Y por la forma tan instantánea en que salió fue como si la hubieran tocado diez mil grupos antes. Quizás no fue así… ¡la tocaron diez mil grupos después!”


Citas
Adorno, Theodor. Disonancias. Introducción a la sociología de la música, Ediciones Akal, Madrid, 2009.
Bourdieu, Pierre. ‘”Champ intellectuel et projet créateur”, en Les Tempes Modernes n° 246, París, nov. 1966. Trad. de Alberto de Ezcurdia para la edición: J. Pouillony otros, Problemas de estructuralismo, México, Siglo XXI, 1967.
Canclini García, Néstor. Culturas hibridas. Estrategias para entrar y salir de la modernidad. Grijalbo, México, 1990.
Cerati, Gustavo. “De música ligera” (letra), en Canción animal, 1990.
Díaz, Claudio F. Libro de viajes y extravíos. Un recorrido por el Rock Argentino (1965-1985). Narvaja Editor, 2005.
Enciclopedia Rock Nacional 30 años. De la A a la Z. Comp. Lernoud Pipo. Mordisco, Buenos Aires, 1996.
Gómez Vicente. El pensamiento estético de Theodor Adorno. Catedra, Valencia, 1998.
Jatib Gustavo. Esenciales: “De música ligera”. Blog.rock.com.ar. http://blogs.rock.com.ar/esenciales-de-musica-ligera. 30/01/2015
Mercado, José. «Los 250: Essential Albums of All Time Latin Alternative – Rock Iberoamericano», Revista Al Borde, 2006.
Rock.com.ar: Esenciales: “De música ligera”. Blog.rock.com.ar. http://blogs.rock.com.ar/esenciales-de-musica-ligera. 30/01/2015

© 2017, Juan Quintero Herrera. All rights reserved.

Compartir
Artículo anteriorMi forma de clonar
Artículo siguienteQue vuelva el Watusi
Nació en Barranquilla, Colombia (1988).Comunicador social y periodista. Con cursos de maestría en Literatura Hispanoamericana en la Universidad de Sao Paulo, USP. También es autor-editor del blog de periodismo cultural En busca de la Verdad www.enverdades.blogspot.com Ha ejercido el periodismo free lance para diferentes medios en Colombia y ha cubierto diferentes eventos culturales en América Latina como festivales de cine y literatura (FICCI, FLIP, Hay Festival Cartagena, Carnaval de las Artes, Mostra de Cinema de Sao Paulo, Feria Internacional del libro de Buenos Aires) en Barranquilla, Cartagena de Indias, Buenos Aires, Sao Paulo y Río de Janeiro. En 2009 fue finalista del premio Internacional de relato temático Grup Lobher (Barcelona, España) con el cuento Mi enemiga amiga: la red social, el cual hizo parte de una posterior publicación. Fue periodista free lance de La Copa Mundial de fútbol Brasil 2014 y de los Juegos Olímpicos Río 2016. Trabaja actualmente en una novela y un poemario.