Aguas limpias

El hecho de introducir sustancias ajenas a un determinado medio, altera su estado natural, contaminándolo. La devastación puede ser tal, que en ocasiones acaba con el medio.

Antes de alcanzar los profundos océanos, desde el fluir de nuestros ríos cuya corriente los hace desembocar en el mar, ya se hace patente la contaminación de las aguas. Los residuos radiactivos, las aguas residuales, plásticos, fertilizantes químicos, detergentes, y otros tantos desechos industriales y urbanos, son la causa de la degradación del ecosistema.

La vida animal y vegetal se degrada de forma catastrófica y no es suficiente con la acción ecologista de unos pocos ni detenernos sobre un foco concreto; es un problema global que solamente se podrá resolver mediante la actuación, seria y comprometida, de los diferentes gobiernos y de cada uno de sus habitantes. Un pequeño gesto, como clasificar desde casa los distintos materiales inservibles y depositarlos en los contenedores habilitados para ellos, evita que botellas, plásticos, aceites, cartones…, vayan a desembocar al mar como elementos contaminantes formando grandes islas de basura, con el efecto pernicioso sobre la fauna marina y la consiguiente repercusión en la cadena trófica.

En esta publicación he contemplado la contaminación que se produce en las aguas, como base para realizar mis ilustraciones e invitar a reflexionar sobre la actuación del hombre en el medio natural. La fuerza de esa cascada, arrastra la vida hacia el precipicio de un gran vertedero acuático; el desorden urbanístico incide negativamente, vertiendo de forma patética sus residuos al mar, sin depurar; el pececillo se las ve y se las desea para buscarse la vida en semejantes aguas.

No hay que olvidar que ésta es solo una de las variadas formas de contaminación. Existen además otros tipos como la producida en el suelo, el aire, el aumento del calor, la contaminación radiactiva, y sólo por enumerar algunas.

Si reducimos todos estos tipos de contaminación, contribuiremos a una sociedad más sostenible.