American Hustle: más allá de su guión