87.1 F
miami
lunes, septiembre 25, 2017

COLABORADORES

El point de las putilingas

«¡AGUA… AGUA... AGUAAA!…» El grito hídrico, repetido por varias voces femeninas, me sonaba como un eco raro, como el coro de una comedia musical, de...

El aguador

Como cada noche desde que el sol habita los jardines de Otti, en el aguador se suma un sendero que lleva al pozo. Por un momento, le detiene el perfume de...

Soledad Montoya

Soledad: lava tu cuerpo, con agua de las alondras, y deja tu corazón, en paz, Soledad Montoya. —García Lorca   Una cálida tarde de Kendall Lakes, llegué a...

No juegues con el Diablo

«No juegues con el Diablo, no juegues con el diablo, que el Diablo come candela, ah, no juegues con el Diablo, que el diablo...

El salón de los espejos

Acompañado de un ramo de flores y una cajita de bombones Ferrero Rocher, ingresé al ala occidental del cuarto piso del Baptist Memorial Hospital...

El viejo Volvo, un Blackberry y una vieja desnuda en el asiento de atrás

—Se le ve muy bien Dr. Knörr, nadie podría pensar que tiene usted más de sesenta años. —Llevo una vida simple y sana, señorita periodista. —Pero...

Un dedo en la sopa

Jaime llegó justo cuando estábamos "haciendo cola", en la tediosa fila —pegada a la pared perimetral del Jardín Botánico— para ingresar al comedor universitario...

Dos mujeres, un vestido y la noche de millones

La trigueña Encarnación, la del pasito sencillo (Cambia el paso, que se te rompe el vestido ) con sus simples movimientos no se sale del ladrillo... —Larry Harlow,...

Familias

A veces preferiríamos estar algo más lejos de nuestras familias, sobre todo de esa cuñada/o que tanto se preocupa de nosotros, pero lo cierto...

La fiesta inolvidable… ¡Sicut bubulae saporem…!

«Si no te ha sorprendido nada extraño durante el día, es que no ha habido día...»—John Archibald Wheeler Cuando Javiva tocó a mi puerta eran...