El circo de las cresturas malignas

El circo de las criaturas malignas

  En renta Pim, pump, bang, ouch, plash: la televisión se ha encargado de modificar nuestras conductas sociales. El sólo hecho de aparecer a cuadro,

El circo de las criaturas malignas

  En renta Pim, pump, bang, ouch, plash: la televisión se ha encargado de modificar nuestras conductas sociales. El sólo hecho de aparecer a cuadro,